Después de acusar a Damasco de otro supuesto ataque químico a combatientes extremistas a principios de esta semana, el Departamento de Estado de los Estados Unidos dijo que había visto evidencia «consistente» con esa narrativa. La portavoz dijo que las investigaciones «estaban en curso».

«Tenemos numerosas fuentes, incluyendo entrevistas con los presentes durante el ataque que informaron que varios combatientes de la oposición fueron llevados a hospitales locales y presentaron síntomas que eran consistentes con la exposición a sustancias químicas», dijo el jueves a la prensa la portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Morgan Ortagus.

Aún no tenemos conclusiones definitivas a medida que continuamos investigando», dijo.

Por extraño que parezca, los combatientes de la «oposición» en el poblado de Kabani, en la provincia de Lataquia, donde afirmaron que ocurrió el ataque con armas químicas, son en su mayoría miembros de grupos terroristas de Hay’at Tahrir Al-Sham y del Partido Islámico de Turquestán.

Fuente

Etiquetas: ; ;