El cuerpo del niño guatemalteco Wilmer Ramírez, quien tenía solo dos años y medio cuando murió en la ciudad estadounidense de El Paso, Texas, fue enterrado en su poblado natal de Olopa, Guatemala el lunes.

Las imágenes muestran a miembros de la familia que realizan una vigilia por Wilmer en la casa de su familia, que se encuentra en el estado guatemalteco de Chiquimula, cerca de la frontera con Honduras. Su ataúd luego es llevado a una montaña donde fue sepultado.

Según informes, murió de neumonía y es el más pequeño de los niños que han fallecido en detención en los Estados Unidos desde diciembre.

Etiquetas: ; ;