Turquía está negociando con Rusia para declarar un nuevo alto el fuego al sur de Idlib de Siria, según reveló el ministro de Defensa turco Hulusi Akar el 28 de mayo.

«Continuamos con nuestros contactos para detener este drama lo antes posible, para garantizar la seguridad de las personas, restablecer el alto el fuego y brindar estabilidad a la región», dijo el diario Sabah a Akar.

El ministro turco dijo que espera que Moscú use su «influencia» en Damasco para detener la operación militar en curso del Ejército Árabe Sirio en Idlib. También destacó que Ankara continuará sus esfuerzos hacia la reducción de la violencia en Idlib en el marco de los acuerdos alcanzados en el Proceso de Astaná y la Conferencia de Sochi.

A principios de este mes, se impuso un alto el fuego temporal alrededor de Idlib. La Fuerza Aérea Árabe Siria y las Fuerzas Aeroespaciales Rusas incluso detuvieron sus operaciones en la región.

Sin embargo, los terroristas de Hay’at Tahrir al-Sham, la antigua rama de al-Qaeda en Siria, y sus aliados respaldados por Turquía aprovecharon el alto el fuego para lanzar un contraataque en el norte de Hama. Los terroristas también reanudaron sus ataques con cohetes contra la base aérea rusa de Hmeimim en la costa siria.

Estas violaciones obligaron al Ejército Árabe Sirio y sus aliados a reanudar sus operaciones militares, incluidos los ataques aéreos contra las posiciones de los extremistas en todo el «gran Idlib».

A pesar de todo esto, Moscú y Damasco podrían aceptar otro acuerdo de alto el fuego, especialmente si Ankara se asegura de que HTS y sus aliados no realicen sus ataques esta vez. Pero sinceramente esto parece más una maniobra beneficiosa y conveniente para Turquía usando como pretextos «los asuntos humanitarios».

Fuente

Etiquetas: ; ;