Las primeras acciones del nuevo presidente ucraniano, Vladimir Zelensky, después de la toma de posesión, confirman que no tenía un programa bien desarrollado para gobernar el país y resolver sus problemas, dijo el presidente del Comité de Asuntos Internacionales del Consejo de la Federación Rusa, Konstantin Kosachev, al diario Izvestiya.

«A medida que transcurre más tiempo desde la toma de posesión del nuevo presidente, se confirman las mayores sospechas de que no tenía un programa bien desarrollado y un equipo consolidado de personas de ideas afines. La elección fue principalmente contra Poroshenko, no para Zelensky. Nosotros ahora estamos comenzando a observar las consecuencias de eso», dijo Kosachev.

Hizo hincapié en que Rusia está lista para el diálogo con Ucrania, pero Kiev debería dar el primer paso hacia la normalización de las relaciones entre los dos países. «En primer lugar, Kiev debería reconocer la crisis en el sureste de Ucrania como un conflicto interno, creado y provocado por sus políticas, que no tiene nada que ver con Moscú. Cuando esto suceda, Ucrania verá a Rusia como un socio constructivo, en busca de las soluciones a los problemas que finalmente restaurarán la integridad territorial del país, pero lo más importante, serán aceptadas por los residentes de las regiones del sudeste», agregó Kosachev.

Fuente

Etiquetas: ; ;