El canciller de México, Marcelo Ebrard, mencionó hoy aquí la existencia de un 80 por ciento de posibilidades para negociar con Estados Unidos e impedir los aranceles anunciados por el presidente norteamericano, Donald Trump.

Por lo que hemos encontrado en estos días de trabajo veo que sí vamos a hallar una negociación; entonces, supondría que se puede evitar la imposición de las tarifas, expuso el titular en una conferencia de prensa en la Embajada de su país en esta capital, similar a la celebrada ayer.

Trump comunicó el pasado 30 de mayo que su país impondrá aranceles del cinco por ciento a las importaciones de los productos mexicanos desde el próximo 10 de junio, y los incrementará progresivamente hasta la detención del flujo de migrantes ilegales.

En un comunicado difundido por la Casa Blanca, el gobernante republicano sostuvo que si la denominada por él crisis de la inmigración ilegal se alivia mediante acciones efectivas tomadas por México cesarán los impuestos.

Sin embargo, si persiste esa situación los aranceles subirán a 10 por ciento el 1 de julio, precisó el jefe de Estado, cuyas políticas sobre el tema reciben rechazo a nivel nacional y foráneo.

De igual manera, escalarán al 15, el 20 y el 25 por ciento, el 1 de agosto, el 1 de septiembre y el 1 de octubre, respectivamente, añadió Trump, quien en los últimos días insistió en las amenazas.

Buscamos dignidad con eficacia, manifestó el secretario mexicano de Relaciones Exteriores al referirse a las reuniones de la víspera y de este martes como preparación a su encuentro mañana con el jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo.

Ebrard, en Washington D.C. desde el viernes último enviado por el presidente Andrés Manuel López Obrador con el fin de negociar, anunció que hoy habrá un encuentro entre Jesús Seade, subsecretario mexicano para América del Norte, y Robert Lighthizer, representante comercial de Estados Unidos.

Según el canciller mexicano, su país presentará una propuesta relacionada con la migración, y también con los temas vinculados a la economía.

Partiendo de la base de que México ya está haciendo un esfuerzo muy grande, compartimos la preocupación y pensamos que tiene solución el incremento del flujo migratorio que estamos viendo, subrayó.

Ebrard advirtió la víspera que la aplicación de los mencionados gravámenes perjudicaría a los dos países.

La imposición de aranceles y la decisión estadounidense de cancelar los programas de ayuda a los países del norte de América Central podrían tener un efecto contraproducente y no reducirían los flujos migratorios, expresó.

Asimismo, abogó por una solución cooperativa con Estados Unidos y otros socios internacionales para tratar las causas fundamentales de la migración desde esa área, entre ellas las altas tasas de violencia de pandillas y la falta de empleos.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;