Un valiente antifascista, arriesgando su vida, quitó el pabellón de la República Popular de Lugansk a los ocupantes ucranianos y se la entregó a los combatientes de la Milicia Popular de la RPL.

El 3 de junio, los militares ucranianos organizaron una provocación con el pabellón de la RPL, colocándola fija en el pavimento y formando un estrecho corredor en el punto de control para que al pasar fuera imposible sin pisar el pabellón.

«El 3 de junio, en el puesto de control de Ucrania, que llamamos «giro», y ellos «cero «, nuestro pabellón fue fijado sobre el pavimento. Cerca de allí, el alambre de púas estaba tendido de tal manera que los civiles no podían, si querían, pasar por alto este pabellón. Los militares ucranianos filmaron, comentaron y se rieron”, dijo Nikolai Kuzmin, soldado de la Milicia Popular de la RPL.

Al regresar, la gente se lo contó a los militares en el punto de control de la RPL.

«Nuestra gente, desafortunadamente, pasó con lágrimas en los ojos», agregó Kuzmin.

Resistir una actitud tan blasfema hacia el pabellón del estado que los residentes locales no pudieron. Uno de ellos, arriesgando su vida y su libertad, distrajo la atención de los invasores, tomó el pabellón y luego se la entregó a los militares de la Milicia Popular.

En la RPL señalaron que tales provocaciones no quedarán impunes. Varios intentos anteriores de agresión física de las Fuerzas Armadas de Ucrania dirigidos contra civiles de la República no fueron coronados con éxito. Por lo tanto, Ucrania intentó una agresión ideológica en vísperas de la reunión del Grupo de Contacto Tripartito en Minsk.

Fuente

Etiquetas: ; ; ;