En un seguimiento de su viaje de tres días al Reino Unido, Donald Trump realizará su primera visita a la República de Irlanda como presidente de Estados Unidos el miércoles, y los irlandeses parecen estar tan divididos como los británicos.

Se espera que Trump aterrice en el aeropuerto de Shannon en el condado de Clare, donde se encontrará con Taoiseach (primer ministro) Leo Varadkar.

Los manifestantes locales anti-Trump están bien preparados para la gran llegada y han estado construyendo un «campo de paz» en el aeropuerto.

El grupo de la campaña Shannonwatch anunció que se realizaría una protesta importante fuera del aeropuerto a las 18:00. En la protesta participan grupos ambientalistas locales, pro palestinos y antibélicos.

Los manifestantes van a entregar cartas a Trump y Varadkar, pidiendo que se ponga fin al uso del aeropuerto de Shannon por parte de los militares estadounidenses como una parada de reabastecimiento de combustible y la «destrucción ambiental del planeta».

Se dice que la policía local desplegará la mayor operación de seguridad en Clare desde la visita de 2004 de George W. Bush.

Trump está listo para volar en helicóptero a su campo de golf en Doonbeg, donde pasará la noche. Es poco probable que se enfrente al descontento público en la pequeña ciudad, donde su presencia está impulsando la economía local.

Pero la coalición Stop Trump Ireland planea organizar una gran protesta en la capital de Irlanda, Dublín, el jueves en el Jardín del Recuerdo a las 18:00, hora local. También se espera que un «bebé dirigible» de seis metros de altura sobrevuele Dublín después de la aparición del martes en Londres.

Se programan protestas adicionales en Galway, Cork, Sligo y otros lugares del país.

La coalición, que comprende más de 50 organizaciones de derechos humanos y antirracismo, iba a organizar un mitin similar en julio de 2018 durante la visita de Trump al Reino Unido, pero fue cancelada después de que optó por no visitar Irlanda.

Etiquetas: ; ; ;