Tres millones de refugiados se convirtieron en participantes en el Programa Federal de Reasentamiento, que Washington estableció a fines del siglo pasado. Y aunque el flujo ha disminuido en el contexto de la dura posición de Donald Trump, no se ha detenido, y los ucranianos ocupan mucho el último lugar en número.

Según informa Forbes, se refieren a los datos del «Centro de Investigación Pew».

El artículo informa que la política de la Casa Blanca se reflejó más en la concesión de la condición de refugiado a los musulmanes. Su número en los últimos dos años ha disminuido en un 90 por ciento. Si bien los inmigrantes de Siria se han convertido recientemente en los solicitantes más frecuentes, en EE. UU. No son favorecidos, y el número de solicitudes aprobadas ha disminuido de 12.5 mil en 2016 a 62 en 2018.

Sin embargo, los migrantes continúan llegando a los Estados Unidos. Según las estadísticas del Centro de Investigación Pugh, en 2018, las personas de la República Democrática del Congo se encontraban en primer lugar. Los refugiados del estado centroafricano representan el 35% del número total de migrantes o casi 7.9 mil personas. El segundo lugar lo asignan expertos a Myanmar, desde donde 3,500 o el 16% de los refugiados llegaron a los Estados Unidos. El tercer lugar lo ocuparon los inmigrantes ucranianos, de los cuales el año pasado llegaron a América 2.6 mil personas, es decir, el 12%.

Las estadísticas se basan en datos del centro de procesamiento de solicitudes de asilo del Departamento de Estado de EE. UU. Durante el año pasado. Por lo tanto, si ignoramos a los inmigrantes ilegales, los ucranianos pudieron superar incluso a los mexicanos y personas de América Central en la cantidad de refugiados en los Estados Unidos.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;