Una caravana de alrededor de 1.000 inmigrantes centroamericanos fue interceptada por la policía mexicana y los oficiales de inmigración en la frontera sur de México en Metapa el miércoles.

El grupo de migrantes estaba integrado por ciudadanos de El Salvador, Honduras y Guatemala, que se dirigían al norte para llegar a Estados Unidos y solicitar asilo.

Según los informes, algunos de los migrantes tuvieron que ser tirados al suelo y detenidos, mientras que otros mostraron claros signos de angustia y necesitaron asistencia médica después de desmayarse.

La intercepción se produce cuando la administración del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, amenaza a México con sanciones si no reduce la cantidad de migrantes que llegan a través de sus fronteras del sur.

Etiquetas: ; ; ;