Varias personas fueron detenidas como protesta por mejores condiciones para los maestros que se tornaron violentos, y los manifestantes se enfrentaron con los guardias de la policía en Santiago, ayer jueves.

La policía usó cañones de agua y gas lacrimógeno para dispersar a los manifestantes cuando alrededor de 45.000 personas se reunieron en las calles exigiendo al gobierno resolver los problemas del sistema educativo. Los manifestantes también piden a los municipios que paguen las deudas que se les deben y además protestan para que las clases de historia, educación física y artes no sean opcionales.

Etiquetas: ; ;