El gobierno ruso ha llamado a Washington que abandone sus planes para polarizar al ejército venezolano.

«Les hacemos el llamado a que abandonen sus acciones para dividir a las Fuerzas Armadas de Venezuela», dijo ayer María Zakharova, representante oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, en una conferencia de prensa.

Esta institución, agregó, «debe defender el orden constitucional y no participar en los procesos de política interna».

También señaló que «el riesgo de intervención directa en Venezuela aparentemente se ha reducido, pero existe una amenaza continua de acciones ilegales contra el gobierno de ese país, incluidas las acciones armadas de baja intensidad».

Además, la representante oficial indicó que Rusia acoge con satisfacción la disposición al diálogo del gobierno y la oposición en Venezuela y está dispuesto a apoyarlo.

“Por nuestra parte, aplaudimos la voluntad del gobierno y la oposición para un diálogo. Estamos listos para brindar el apoyo necesario a este diálogo”, dijo Zakharova.

El diplomático destacó que resolver las diferencias existentes de manera pacífica y diplomática de acuerdo con la Constitución «podría conducir a una solución duradera a la crisis».

El gobierno de Nicolás Maduro y la oposición trataron de hablar el mes pasado en Noruega, donde dos reuniones fueron patrocinadas por el gobierno noruego. Noruega se limitó a informar que las partes discutieron una agenda con temas políticos, económicos y electorales y pidieron a las delegaciones que «reserven el máximo».

Los Estados Unidos habían amenazado repetidamente con la intervención militar.

El representante del candidato opositor venezolano Juan Guaidó en Washington, Carlos Vecchio, pidió apoyo a las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos para supuestamente «restaurar la democracia».

El embajador de Venezuela en Rusia, Carlos Faría, en mayo, durante una entrevista expresó su confianza en que dentro de la oposición hay personas sensatas que conocen las graves consecuencias de una invasión armada de los estadounidenses. Sin embargo, parece que el estadounidense Donald Trump, mientras tanto, no está preparado para llevar a Estados Unidos a la guerra contra Venezuela.

Fuente

Etiquetas: ; ; ;