Las sanciones más recientes solo se sumaron a las tensiones existentes entre Teherán y Washington, que se han visto agravadas por el aumento de la capacidad militar de los EE.UU. en la región, incluido el despliegue de 1.500 efectivos adicionales, bombarderos B-52 y un portaaviones estadounidense al Medio Oriente.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán, Abbas Mousavi, ha criticado las sanciones estadounidenses más recientes impuestas a la República Islámica como un ejemplo vívido de las afirmaciones de los Estados Unidos de que está dispuesta a mantener negociaciones con Irán como nada más que un juego para la galería.

«Solo fue necesario esperar una semana hasta que se comprobara que el reclamo del presidente de Estados Unidos sobre las conversaciones con Irán era vacío», dijo Mousavi.

Además, rechazó la estrategia estadounidense de «presión máxima» sobre Irán a través de sanciones como una «política derrotada», y señaló que los gobiernos anteriores ya habían tratado de socavar a la República Islámica utilizando este enfoque, pero con poco éxito.

La declaración se produce a la luz de que Estados Unidos impuso sanciones a la Compañía de Industrias Petroquímicas del Golfo Pérsico de Irán (PGPIC) y sus subsidiarias el 7 de junio, citando su presunto apoyo al brazo económico del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica.

Las sanciones siguen a la declaración del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de que Washington está listo para hablar con Teherán sobre la normalización de las relaciones bilaterales y la firma de un nuevo acuerdo nuclear. Irán ha respondido que solo negociará con los Estados Unidos una vez que comience a cumplir sus compromisos internacionales y levante las sanciones del país.

Las relaciones entre los dos países se han deteriorado aún más por un aumento de la presencia estadounidense en el Medio Oriente. Washington ordenó el despliegue de 1.500 soldados adicionales, un regimiento de bombarderos B-52 y envió a uno de sus grupos de ataque de portaaviones a la región.

Al mismo tiempo, el presidente de Estados Unidos advirtió a Teherán contra la agresión hacia sus fuerzas y aliados en la región, prometiendo que sería el «fin oficial de Irán». El líder supremo iraní, Ali Khamenei, respondió a esto diciendo que los iraníes no buscan la guerra con los EE.UU., sino que «resistirán» la presión estadounidense hasta que Washington se retire.

Fuente

 

Etiquetas: ; ; ;