Sergei Chemezov, jefe de la corporación estatal Rostec, declaró anteriormente que el personal turco ya había terminado su programa de entrenamiento S-400 en Rusia y que los sistemas de defensa aérea se enviarán a Turquía en dos meses.

La subsecretaria de Defensa de Estados Unidos para la adquisición y el mantenimiento, Ellen Lord, declaró que el Pentágono quiere mantener sus aviones F-35 de quinta generación lejos de los sistemas rusos S-400, temiendo que estos últimos puedan aprender a detectar el avión furtivo. Añadió que era la razón principal para negar a Turquía la entrega de aviones sobre la compra de los sistemas de defensa aérea rusos.

«No queremos tener el F-35 cerca del S-400 durante un período de tiempo debido a la capacidad de entender el perfil del F-35 en ese equipo en particular», dijo Ellen Lord.

Lord también lamentó la decisión de Turquía de continuar con los preparativos para la entrega de los S-400 rusos, incluidas sesiones de entrenamiento para los militares del país para operar el equipo ruso.

«Los Estados Unidos se sintieron decepcionados al enterarse de que Turquía envió personal a Rusia para recibir capacitación sobre el sistema S-400. Como nos hemos comunicado muy claramente a todos los niveles, Turquía no recibirá el F-35 si Turquía recibe el sistema S-400», dijo ella.

La subsecretaria de defensa declaró además que Washington se había visto obligado a iniciar la suspensión de la participación de Turquía en el programa de adquisición del F-35 debido a las acciones de Ankara. También dijo que el Pentágono buscaría un reemplazo para las fábricas turcas que producen alrededor de 400 piezas únicas para los F-35, y pretende encontrar una para el año 2020.

Reuters informó anteriormente, citando una supuesta carta del secretario interino de Defensa Patrick Shanahan a su homólogo turco de que Estados Unidos suspendió los programas de entrenamiento F-35 para pilotos turcos, que continuaron a pesar del conflicto entre Washington y Ankara. Estados Unidos ha presionado a Turquía para que abandone la compra de los sistemas rusos S-400, amenazando con detener las entregas del F-35, imponer sanciones económicas e incluso la expulsión de la OTAN.

A pesar de estas amenazas, Ankara ha reafirmado repetidamente su decisión de obtener las defensas aéreas rusas, citando la necesidad de asegurar su espacio aéreo. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha sugerido en varias ocasiones el establecimiento de un grupo de trabajo con los EE.UU. para resolver sus diferencias sobre el F-35 y el S-400 para asegurarse de que ambos puedan operar juntos. Hasta ahora, los EE.UU. han ignorado la oferta, pero al presidente de los EE.UU., Donald Trump le gustó la sugerencia en una de sus conversaciones telefónicas con Erdogan.

Fuente

 

Etiquetas: ; ; ;