El Banco Central Europeo (BCE) podría reducir el interés en el territorio negativo a través de sus tres tasas de referencia para respaldar la desaceleración del crecimiento del PIB de la zona euro, contener la apreciación del euro e impulsar la competitividad del bloque en el comercio mundial.

Kristian Rouz: los principales responsables políticos del Banco Central Europeo (BCE) están considerando profundizar las políticas de estímulo en caso de que la zona euro se enfrente a una amenaza realista de recesión.

La medida probablemente pondría las tasas de interés del BCE en un territorio negativo, similar a las políticas aplicadas por el Banco de Japón (BOJ), mientras que el futuro del programa de compra de bonos multibillonarios del BCE aún no está claro.

Según varias declaraciones recientes de altos funcionarios del BCE, el crecimiento económico en la zona euro podría debilitarse en la segunda mitad de este año, mientras que un fortalecimiento del euro podría afectar las exportaciones y la competitividad global del bloque. Tales desarrollos requerirían una intervención del BCE dirigida a impulsar los préstamos y las inversiones, así como a aumentar la oferta de euros en los mercados de divisas.

«Si la inflación y el crecimiento se desaceleran, entonces se justifica un recorte de tasas», dijo una fuente anónima del BCE, según cita Reuters.

La semana pasada, el BCE dijo en un comunicado que sus tasas de interés se mantendrían en sus niveles actuales de cero a negativos en el corto plazo. Los formuladores de políticas promocionaron la estabilidad de la política monetaria antes de la importante transición de poder en el BCE, ya que el presidente Mario Draghi dejará su puesto este otoño.

Los inversores creen que es poco probable que el BCE reduzca las tasas en el corto plazo, lo que provocará que el euro suba a su máximo de 2,5 meses de 1.1347 dólares.

«La Reserva Federal tiene más probabilidades de reducir las tasas que el BCE», dijo Thomas Flury, del banco suizo de inversiones UBS. «Y es más probable que las autoridades de los Estados Unidos sean más sensibles que sus homólogos europeos a una apreciación de su moneda. Draghi no dictaminó un recorte de tasas en la rueda de prensa, pero tampoco elevó las expectativas para uno «.

Sin embargo, la zona euro registró un ligero crecimiento del 0,4 por ciento en el 1T19, mientras que la poderosa economía alemana se está equilibrando al borde de la recesión debido a una contracción en la actividad manufacturera y al debilitamiento de las exportaciones.

Si las tendencias actuales continúan, según los funcionarios del BCE, se consideraría necesario un recorte de tasas.

«Te daré cinco razones para un recorte de tasas», dijo una de las fuentes de Reuters, y agregó que los «tipos de cambio» son la principal preocupación detrás de cada una de las razones que brindaría.

La tasa de refinanciación principal del BCE se mantiene en 0 por ciento, mientras que las tasas para la facilidad de crédito marginal se establecen en 0.25 por ciento.

Sin embargo, la tasa de depósito del BCE es negativa, con un -0,4 por ciento. Los principales gobiernos de la zona euro, incluidos Alemania y Francia, pueden tomar prestado liquidez en euros a tasas negativas durante hasta una década, y el BCE contribuirá de manera efectiva a los presupuestos de los países prestatarios durante dicho período.

Mientras tanto, algunos expertos dicen que es poco probable que el euro se aprecie más contra el dólar, y que una intervención del BCE podría no ser necesaria.

«Nuestra investigación reciente sugiere que el deterioro de los datos, así como la recuperación de la volatilidad del tipo de cambio, ahora están generando dificultades para el dólar. Por lo tanto, creemos que lo mejor de sus ganancias puede estar detrás de nosotros», dijo el estratega cambiario Claudio Piron. Bank of America dijo.

Los responsables políticos del BCE también dicen que los mercados bursátiles podrían sufrir grandes pérdidas en caso de que aumenten las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, o que la UE y los Estados Unidos se involucren en un enfrentamiento similar. Este último parece ser poco probable hasta ahora, ya que tanto Washington como Bruselas han reafirmado su compromiso de lograr un acuerdo de comercio libre y justo, pero el proceso podría resultar más largo de lo esperado.

Los funcionarios también dicen que el BCE ha proporcionado crédito fácil a las empresas y hogares europeos desde hace varios años, y aún así la actividad corporativa y el gasto del consumidor siguen siendo moderados.

Esto podría sugerir reformas en el ámbito de la política fiscal por parte de los principales gobiernos nacionales europeos que podrían ayudar a la misión del BCE.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;