Estados Unidos devolvió unos 12 mil inmigrantes a México desde enero para que esperen respuesta a la solicitud de asilo, y antes de fin de año pueden llegar a 60 mil, se reveló hoy.

Fuentes gubernamentales prevén que tras el acuerdo firmado el viernes entre ambos países, el 2019 concluya con esa enorme masa de centroamericanos en México a quienes habrá que darle una atención total, desde alimentación, trabajo y casa, hasta servicios de salud, según el compromiso del gobierno.

La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, ofreció oportunidades laborales, acceso a servicios de salud y educación a los extranjeros en territorio nacional, para aquellos que entren de forma ordenada, regulada y segura. Veamos hacia adelante, escribió en su cuenta de Twitter.

Aseguró que el gabinete del presidente Andrés Manuel López Obrador está unido y juntos velamos por la dignidad de México y la amistad con Estados Unidos y Canadá.

La decisión unilateral de Trump, tomada con base en sus propias reglas migratorias, se inició el pasado 29 de enero cuando envió a Tijuana, Baja California, a un ciudadano hondureño, peticionario de asilo a Estados Unidos.

El argumento central es que antes de cruzar a territorio estadunidense estuvo en México, cuya cancillería dijo que aceptaría a los migrantes por razones humanitarias.

A la fecha, los ingresos de los devueltos se hacen por tres puntos fronterizos: Tijuana, Mexicali y Ciudad Juárez, pero una vez en México los extranjeros son libres de transitar por el país.

En todo junio de 2018 fueron registrados ante el Instituto Nacional de Migración (INM) nueve mil 577 extranjeros en situación irregular, pero tan sólo en la primera semana de este mes, la cuenta de registros de ciudadanos presentados ante la autoridad llegó a seis mil 760.

El año pasado, en los primeros cinco meses fueron puestos ante el oganismo 54 mil 412 migrantes, en igual periodo de 2019 la suma fue de 74 mil 301; esto es, un aumento de 26,7 por ciento.

Etiquetas: ; ; ; ;