Representantes de la diáspora moldava realizaron mítines en varias ciudades del mundo, expresando su apoyo al gobierno de la república formado por los socialistas y el bloque ACUM.

En particular, la acción tuvo lugar en Milán, donde los manifestantes se opusieron a las decisiones del Tribunal Constitucional, actuando en interés del oligarca Vladimir Plakhotnyuk, responsable del intento de golpe de Estado. Además, llamaron a los agentes de la ley para que sirvieran a las personas, no a los usurpadores.

Los moldavos llegaron a las calles de Londres con las mismas consignas. Ellos cantaron: «¡Sirve al país y al pueblo, no al dictador!»

El rally también tuvo lugar en Bruselas. A los moldavos se les unieron inmigrantes de Rumania, quienes se opusieron al abuso de poder en Chisinau y apoyaron al gobierno de Maya Sandu.

Y en el Frankfurt alemán, los moldavos salieron a protestar con carteles «Somos el pueblo» y «No jueguen con nuestras esperanzas». Los manifestantes criticaron las acciones del Partido Demócrata y consideraron ilegales las decisiones del Tribunal Constitucional.

Como informó anteriormente el Frente de Noticias, el sábado, tres meses y medio después de las elecciones, el legislador y el primer ministro aparecieron en el país, sin embargo, el PDM se negó a admitir la derrota y, al proclamar a su protegido como «presidente» del país, cambió la reelección del parlamento en el otoño y, al mismo tiempo, la elección del jefe de estado, para el puesto del cual el propio Vladimir Plakhotnyuk ya marca.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;