Como las potencias occidentales que una vez colonizaron África se vieron atraídas hacia el continente por sus vastas riquezas minerales, ¿qué pueden hacer para desviar la atención? ¿que hacer?, culpar a Rusia, por supuesto!

Entro en las paginas de el diaro The Guardian y azotando a Rusia, pero sin mostrar en realidad, los supuestos documentos que pretenden mostrar el Kremlin tramando y planeando en África, que involucra nada menos que al «chef de Putin» y al presunto autor intelectual de los «trolls de Internet» acusados de inmiscuirse en la política estadounidense, Evgeny Prigozhin.

El esquema supuestamente nefasto consiste en «establecer relaciones con los gobernantes existentes, lograr acuerdos militares y preparar a una nueva generación de líderes» en al menos 13 de los 54 países africanos en un esfuerzo por ejercer influencia, según Jason Burke y Luke Harding, de The Guardian. .

En su relato, se supone que la presencia de mantenimiento de la paz de Rusia en la República Centroafricana (RCA) ayudará a Moscú a expandirse «a través del continente». En realidad, la misión de mantenimiento de la paz de la ONU (MINUSCA) enumera a más de 11,000 soldados, y Rusia no se menciona entre Los 10 principales contribuyentes. El anuncio del presidente Vladimir Putin de un contingente de mantenimiento de la paz en abril se refirió a «hasta treinta» miembros del personal.

Del mismo modo, los acuerdos de cooperación militar de Moscú con «unos 20 estados africanos» están destinados a parecer siniestros, aunque básicamente implican el mantenimiento de sistemas de armas heredados y la compra de nuevos.

Nada de esto es diferente de lo que Estados Unidos o el Reino Unido han estado haciendo, y en una escala mucho mayor, comentó el ex diplomático británico Craig Murray.

Burke es un corresponsal de The Guardian con sede en Johannesburgo, Sudáfrica, mientras que Harding tenía su base en Moscú, y es conocido como un proveedor de muchos cuentos sobre Rusia.

Harding escribió un libro completo sobre ‘Colusión rusa’ con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, una teoría de la conspiración que fue desacreditada de manera concluyente por la investigación del abogado especial Robert Mueller, y también escribió la infame historia que acusaba al ex director de la campaña de Trump, Paul Manafort, de reunirse en secreto con el editor de WikiLeaks, Julian Assange dentro de la embajada ecuatoriana en Londres, tres veces menos, sin presentar un fragmento de evidencia más allá de las afirmaciones de fuentes anónimas.

Los documentos en los que Burke y Harding basaron su artículo fueron proporcionados por el Dossier Center, una organización con sede en Londres financiada por el ex convicto y exiliado oligarca ruso Mikhail Khodorkovsky. No se pusieron a disposición del público.

Mientras que Rusia tiene exactamente cero bases militares en África, EE. UU. Tiene al menos 25 declaradas en todo el continente, junto con un comando de combate completo, AFRICOM. Gran parte de la actividad estadounidense en África era prácticamente desconocida hasta 2017, cuando un SEAL de la Armada murió en circunstancias dudosas en Mali y varios operadores especiales y civiles murieron en una emboscada fatal por parte de militantes del Estado Islámico (ISI) en Níger.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;