A dos meses de las primarias y con alianzas ya inscritas, los argentinos tendrán desde hoy para pensar bien a quienes elegir en una larga lista de opciones en las que resaltan dos propuestas diametralmente opuestas.

De un lado el Frente para todos, el nombre con el que fue inscrito la fórmula presidencial que representarán Alberto Fernández-Cristina Fernández, una coalición a la que se sumó a última hora el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, y que cuenta con otras agrupaciones como el Movimiento Evita o Proyecto Sur, encabezado por el senador Fernado Pino Solanas.

Con ese nombre aparecerán en la boleta del 11 de agosto en las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) el binomio Fernández-Fernández, en la que aparece Cristina, la actual senadora y presidenta de este país por ocho años, convertida en la principal figura de la oposición.

Los respaldan otros brazos políticos como el Movimiento Nacional Alfonsinista liderado por el diputado Leopoldo Moreau y el Partido de la Concertación FORJA, además del Partido Solidario, Nuevo Encuentro, entre otras formaciones.

En un comunicado tras anunciar el nacimiento de esta coalición, el Frente de todos señaló que ‘hace tiempo una gran parte de nuestra sociedad espera que nos unamos para que Argentina pueda salir adelante. Es una demanda que nace de abajo para arriba, en las calles y los barrios de cada ciudad y de cada pueblo’.

Las opciones son claras. Nuestras prioridades son el trabajo y la producción, los humildes y la clase media, los comerciantes y los emprendedores, los que enseñan y los que aprenden. Hay que salir de la lógica de la especulación financiera y construir la agenda de desarrollo, señala el texto.

Conscientes del camino por recorrer, en medio de una crisis y una recesión económica que marcan la agenda diaria y la mayor preocupación hoy para los argentinos, esta propuesta señaló que los desafíos por delante exigen una mirada amplia, diversa y plural, en la que nadie se quede afuera.

La construcción de una coalición electoral y de gobierno y un programa con bases y puntos acordados lo hará posible. El camino para ponernos de nuevo de pie es entre todas y entre todos, resaltó ese frente.

En la otra esquina, con grandes diferencias y miradas antagónicas, se encuentra el presidente Mauricio Macri, quien apostó todas sus fichas a sumar a su fórmula a un referente del peronismo para sorpresa de muchos, el senador Miguel Angel Pichetto, quien ya se dejó entrever la víspera en un acto en Neuquén junto al mandatario.

‘Encontré en él a alguien que primero piensa en los argentinos, en la patria y en su compromiso con la Nación y la gobernabilidad antes que en su persona o en su partido’, sostuvo Macri la víspera desde esa ciudad patagónica sobre su precandidato a vicepresidente.

De Cambiemos a Juntos por el cambio, la alianza -ahora rebautizada-, que llevó a la Casa Rosada al mandatario en 2015, apuesta por afianzarse cuatro años más en el poder y para ello cuenta otra vez con el respaldo del PRO (Propuesta Repúblicana), de la Unión Cívica Radical (UCR), Coalición Cívica ARI y otros dos nuevos aliados, Unión Popular y el Partido Demócrata Popular.

Por otro lado, en el tablero de este gran ajedrez político aparece una propuesta que busca despojarse de los dos pesos pesados anteriores, el exministro de Economía Roberto Lavagna, quien finalmente la víspera confirmó que el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, sería su acompañante como vice con el frente Consenso federal 2030.

Sobre esta propuesta Lavagna resaltó que nace ‘fruto del acuerdo y la coherencia. Con Urtubey coincidimos en el diagnóstico de la crisis económica e institucional que padece Argentina y en la necesidad de crear una alternativa superadora que nos conduzca al crecimiento y la justicia social’, dijo.

Los argentinos ya comienzan a asociar nombres de alianzas y coaliciones, a memorizar, a seguir los pasos que emprenderán desde hoy hacia agosto y luego a los que queden finalmente como candidatos para las generales de octubre, donde saldrán a elegir nuevo presidente, vicepresidente y otros cargos más.

Las propuestas son múltiples. Además de las antes mencionadas aparece el Frente de Izquierda y los Trabajadores-Unidad, la coalición entre el Partido Obrero (PO), el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS) Izquierda y el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST), cuyos militantes ponen su suerte en manos de la fórmula Nicolás del Caño-Romina del Plá.

El economista José Luis Espert, también aspirante a presidente, estará en la boleta representando al Frente Despertar, en tanto asoma otra alternativa a escoger, Nuevo MAS, que cuenta con la única candidata mujer aspirante al principal cargo político de este país, Manuela Castañeira, acompañada por Eduardo Mulhall.

Las aguas políticas comienzan a calentarse y aún falta un largo camino para las generales. Las PASO, marcarán ‘el paso’ de un país sobre el que muchos posan sus ojos y con muchos desafíos por delante.

Etiquetas: ; ;