Desde la disolución de la Unión Soviética, Rusia celebra el 12 de junio el Día de Rusia, que este año, como en años anteriores, se ha celebrado también en Donetsk y Lugansk. En esta ocasión, pese a que la situación económica y la guerra de trincheras no han cambiado, los residentes de Donbass sí han celebrado una novedad: la posibilidad de obtener la ciudadanía rusa anunciada hace unas semanas. Los pasaportes rusos se convirtieron en parte de la celebración coincidiendo con la entrega de los documentos al primer grupo de solicitantes.

Artículo Original: Colonel Cassad

Hoy [ayer, 14 de junio] el primer grupo de residentes de la RPD recibirá sus pasaportes rusos según el decreto presidencial que facilita la obtención de la ciudadanía rusa a los residentes de las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk. Después de ser tramitados los documentos, recibe los primeros pasaportes un grupo de 34 personas. Por el momento, se han revisado y aprobado alrededor de 1.200 peticiones.

Los principales problemas de este proceso son la lentitud en recibir los documentos y procesar las peticiones a causa de los retrasos burocráticos y, en muchos casos, la falta de pasaportes de las Repúblicas Populares, que deben tramitarse como paso previo y de forma separada.

Para acelerar la certificación, es preciso trabajar sobre esos aspectos y con ello garantizar que no haya retrasos.

Un dato más: en la RPD se han procesado más peticiones, algo que está relacionado con el proceso de organización. Francamente, no es sorprendente, ya que la RPD siempre ha contado con una mejor organización, especialmente en tiempos de Plotnitsky.

En la RPD, hay que decir también que la República ha anunciado que en 2019 y 2020 aumentarán los salarios para los empleados públicos y los militares. Aumentarán un 70%. No se ha especificado si se trata de un aumento de ingresos propios o si se trata del aumento de subsidios del presupuesto federal ruso. Pero, evidentemente, hace tiempo que era necesario un aumento de salarios para empleados públicos y soldados, ya que muchos amigos y conocidos que viven en las Repúblicas llevan tiempo hablando de que, frente al estancamiento de los salarios (en sí muy bajos), los precios de los bienes y servicios básicos son demasiado elevados. El aumento también afectará a las pensiones, que son también demasiado bajas.

En cuanto a los soldados, el aumento de salarios será una buena herramienta en la lucha por completar las estructuras y eliminar “almas muertas”, ya que en algunos casos no se supera el 60-80% del personal necesario. En estos momentos, es común que, a igual salario, los ciudadanos elijan el trabajo civil, en el que reciben prácticamente lo mismo y no tienen que estar en las trincheras. Eso afecta especialmente a las posibilidades de retener a los técnicos en el ejército. En general, veremos cómo marcha el proceso.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;