El Departamento de Defensa de los Estados Unidos anunció previamente el envío de tropas adicionales a Medio Oriente en medio de un ataque reportado a dos petroleros en el Golfo de Omán la semana pasada, que las autoridades de los Estados Unidos acusaron rápidamente a Irán.

El presidente iraní, Hassan Rouhani, declaró en un discurso emitido por la televisión estatal que la República Islámica no emprenderá una guerra contra ninguna nación.

Rouhani dijo que las partes que se oponen a Irán eran un grupo de políticos inexpertos.

El jueves, dos petroleros, el Kokuka Courageous y el Front Altair, fueron atacados en el Golfo de Omán, cerca del Estrecho de Ormuz. Estados Unidos se apresuró a acusar a Irán de supuestamente haber saboteado los buques.

Luego del incidente, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ordenó el despliegue del USS Mason, un destructor de la clase Arleigh Burke, en el área, expandiendo efectivamente la presencia militar de los Estados Unidos en la región.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;