Según un informe, se acusará a dos miembros ayudantes de Guaido de tomar dinero enviado por las autoridades colombianas y la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados y gastarlo en cenas privadas, tiendas y hoteles. La cantidad total de dinero robado asciende a decenas, posiblemente cientos, de miles de dólares.

Dos representantes del líder de la oposición venezolana, Juan Guaido, han sido acusados ​​de malversación de fondos que, según se dice, están destinados a la ayuda humanitaria, según un informe de VenezuelaAnalysis.com, que cita a Panampost, con sede en Miami.

El informe dice que su líder encomendó a Rossana Barrera y Kevin Rojas, miembros del Partido Popular de Guaido, que supervisen las operaciones de ayuda humanitaria en la ciudad fronteriza colombiana de Cúcuta. Los hoteles de la ciudad albergan a militares venezolanos que desertan de las Fuerzas Armadas de Venezuela que se han mantenido leales al presidente Nicolás Maduro.

Recientemente, los desertores militares aparecieron en los titulares luego de que Cucuta comenzó a desalojarlos por facturas impagas por un valor de hasta $ 20,000, señaló el análisis de Venezuela. Barrera y Rojas están acusados ​​de participar en un elaborado plan de extorsión que solicitó dinero del gobierno colombiano y la Agencia de Refugiados de la ONU (ACNUR).

Los dos también están acusados ​​de inflar la cantidad de soldados a su cuidado por un factor de dos, adquirir decenas de miles de dólares y gastar el dinero en restaurantes privados, tiendas y hoteles.

Los dos también están acusados ​​de intentar organizar una cena de recaudación de fondos para los desertores en un exclusivo restaurante en la capital colombiana de Bogotá, al hacerse pasar por el «embajador» de Guaido en Colombia, Humberto Calderón Berti. El evento fue cancelado después de que la misión diplomática de Guaido advirtiera a Bogotá que el líder de la oposición y sus asociados no tenían nada que ver con el evento.

Según el informe, las autoridades colombianas se enteraron de las malas acciones de Barrera y Rojas y alertaron a la sede de Guaido, pero según se informa no recibieron respuesta. Más tarde, según informes, Barrera presentó un informe de gastos a Guaido, pero se dice que sus $ 100,000 aún se quedan cortos.

Gracias a las acciones del dúo, se estima que el 60 por ciento de los alimentos donados por los países que apoyan a Guaido se ha podrido, según el informe. Al parecer, los dos compartieron sus responsabilidades de supervisión de la ayuda con Miguel Sabal, un empresario que dirige una fundación que solía contratar activistas antigubernamentales.

Según se informa, Guaido reaccionó a las acusaciones afirmando que no «toleraría la corrupción» y prometiendo que sus «enviados» responderán por el mal uso del dinero. También ordenó a su enviado a Bogotá Calderón que condujera una investigación sobre la situación.

Sin embargo, es poco probable que estos movimientos ayuden a reforzar la popularidad de Guaido. Una encuesta realizada en junio por DatinCorp, denominada «oposición alineada» por VenezuelaAnalysis, encontró que el líder de la oposición disfruta de una calificación del 36 por ciento, en comparación con el 49 por ciento de febrero.

El presidente electo, Nicolás Maduro, por otro lado, a quien Guaido se comprometió a destituir, ha visto aumentar su popularidad, de 34 por ciento en febrero a 41 por ciento en mayo, permaneciendo estable en esa cifra, según las fuentes.

En enero, Guaido se proclamó a sí mismo el «presidente interino» de Venezuela y exigió que Maduro renunciara. Sin embargo, a pesar de sus esfuerzos, incluida una operación de «ayuda humanitaria», su intento de golpe de Estado del 30 de abril fracasó.

Rusia, China, Turquía y varios otros países reconocen a Maduro como el líder legítimo del país. Los Estados Unidos y sus aliados reconocen a Guaido como el líder de Venez

Etiquetas: ; ; ; ;