Las fuerzas especiales de la Policía Nacional de Honduras, conocidas como «Cobras», se declararon en huelga el miércoles, exigiendo mejores condiciones de trabajo para sus unidades, que se especializan en manejar disturbios y situaciones tácticas.

Las imágenes muestran las tensiones entre los oficiales de policía que apoyan la huelga y los que no, con disparos de gas lacrimógeno y disparos al aire. Un oficial de policía de alto rango fue expulsado por quienes se unieron a las huelgas, luego de que, según informes, intentó convencerlos de que regresaran al trabajo.

Un oficial de policía, que llevaba una máscara mientras hablaba con la prensa, explicó que contaban con el apoyo de aproximadamente el «20 por ciento» de los oficiales, y continuó alentando a la oposición en sus actuales protestas contra el gobierno, diciendo que la gente para seguir luchando, para que tengan una lucha justa, están luchando por algo correcto, y la constitución de la república dice que todos tenemos el derecho de protestar.

Otro oficial dijo que «expresamos nuestro descontento y descontento con el gobierno ante la crisis, y sabemos que nadie se está manifestando aquí debido a problemas salariales, aclaramos a los medios de comunicación que esto se debe a la violación de nuestros derechos humanos».

Según los informes, la policía exige mejores condiciones de trabajo, incluidos ciertos beneficios, seguros de vida y licencias médicas, y se ha negado a seguir tratando con los manifestantes hasta que se cumplan sus demandas.

El anuncio se produce cuando Honduras está envuelta en semanas de protestas, luego de que el Congreso hondureño aprobó dos proyectos de ley en busca de reformas a los ministerios de salud y educación. Doctores y maestros inmediatamente se declararon en huelga, afirmando que esos proyectos de ley son el primer paso hacia la privatización.

Etiquetas: ; ;