En la capital de Georgia, se celebró un mitin anti-ruso espontáneo fuera del edificio del parlamento: el motivo fue que la reunión de hoy de la 26ª Sesión General de la Asamblea Interparlamentaria de Ortodoxia en Tiblisi fue inaugurada por el representante del Partido Comunista de la Federación Rusa Sergei Gavrilov lo que provocó una reacción de enojo de la oposición georgiana.

Los miembros de «Georgia europea» y «Movimiento nacional unido» interrumpieron una sesión de la Asamblea Interparlamentaria de Ortodoxia, luego de lo cual los miembros de la delegación rusa regresaron al Hotel Radisson en la Plaza de la Primera República en el centro de Tiblisi.

Sin embargo, el desglose de la sesión no fue suficiente: los manifestantes durante aproximadamente tres horas continuaron el mitin en el edificio del hotel, exigiendo una disculpa del diputado ruso, así como su deportación del país.

La delegación rusa decidió abandonar Georgia y los diputados de la Duma Estatal de la Federación Rusa gracias a la protección de la patrulla de la policía pudieron salir del hotel. Esto no fue suficiente para los manifestantes, porque finalmente derramaron agua sobre los delegados rusos.

Según el canal de televisión de la oposición georgiana Rustavi 2, los delegados rusos abordaron un minibús que iba al aeropuerto de Tbilisi, desde donde volarán a Moscú en el próximo vuelo.

Los manifestantes, a su vez, fueron al edificio del parlamento georgiano para unirse a la manifestación exigiendo la renuncia del presidente del parlamento georgiano, Irakli Kobakhidze. Allí, hace unas horas, activistas bajo gritos antirrusos quemaron fotos del presidente ruso Vladimir Putin.

Etiquetas: ; ;