La Secretaría pro tempore del Camino Principal Andino (Qhapaq Ñan) 2019-2021 que asume hoy Bolivia reafirma a esta nación suramericana como uno de los líderes continentales desde el punto de vista de la integración.

‘Estos caminos de la integración involucran a seis países -Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Perú-, y ahora lo que Bolivia hace a la cabeza con la presidencia pro tempore es poder redescubrir y poner en manifiesto para compartirlo con la humanidad estas rutas que son historia y culturas vivas’, declaró a Prensa Latina la ministra de Culturas y Turismo, Wilma Alanoca.

Además, dijo, ‘solo tenemos que revalorizar nuestros pueblos como lo manda la Constitución’.

Consideró que se trata de un gran momento para el pueblo boliviano, al referirse a la nueva responsabilidad asumida en ceremonia oficial por el Estado Plurinacional tras recibir en el santuario de Tiwanaku y en 223 lugares venerados del país el nuevo Año 5527 Andino Amazónico y del Chaco con rituales.

La titular subrayó que ahora corresponde trabajar para recuperar todas las costumbres, tradiciones y la historia, como parte del patrimonio cultural boliviano.

Según la ministra, apuntan al turismo comunitario porque una vez que este 20 de junio se realizó la Caminata Internacional del Qhapaq Ñan en Bolivia, ahora corresponde definir y planificar entre los seis países qué proyectos pueden presentar ante foros internacionales, la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), fundamentalmente.

Añadió que todo esto es una vía de impulso al turismo de la mano de las comunidades, que también tienen que estar conscientes de que existe una gran corresponsabilidad por parte de ellos

‘Si bien el turismo comunitario tiene que ser sostenible, ecológico, respetuoso -explicó la titular-, también tenemos que pensar en el medio ambiente y la Madre Tierra, entonces todo ese proceso de planificación lo vamos a encaminar con un equipo multidisciplinario que conformaremos a partir de este 21 junio’.

Al referirse a los retos para el próximo bienio, enumeró seis recomendaciones de la Unesco a partir de la declaratoria de Patrimonio de la Humanidad de toda la ruta y el trabajo y producto más importante que se debe entregar en estos dos años, en primer lugar contar con un plan de conservación de la ruta del Qhapaq Ñan.

Precisó que otras tienen que ver con la investigación, proponer leyes de protección patrimonial en las comunidades, que la población pueda asumir con sus presupuestos la conservación y señalización.

Alanoca concluyó que todo eso se llevará a cabo en interacción con los pobladores de estos lugares y teniendo en cuenta experiencias ya aplicadas en Perú, Argentina, Colombia, Chile y Ecuador.

Conocido como Camino Principal Andino, esta ruta fue declarada Patrimonio de la Humanidad en la Sesión 38 del Comité de Patrimonio Mundial, celebrada en Doha, Qatar, el 21 de junio de 2014.

Con una extensión total superior a los 23 mil 189 kilómetros, el Sistema Vial Andino comprende 232 comunidades de los seis países a los cuales enlaza, parte del extremo norte de Colombia y finaliza en el extremo sur de Argentina.

En 2019, Bolivia realizará una inversión para restaurar y preservar la ruta 1 del Camino Principal Andino con el apoyo de la Agencia Italiana para la Cooperación y presupuesto administrado por el Fondo de Naciones Unidas para el Desarrollo.

Tal proyecto incluirá estudios para utilizar materiales y técnicas ancestrales en obras como el Tambo de Wila Wila, terrazas agrícolas y las denominadas apachetas del camino o ruta que data de hace mil 500 a dos mil años de antigüedad.

Este 20 de junio, el presidente Evo Morales encabezó la Caminata Internacional de miles de personas durante casi dos horas a lo largo de cuatro kilómetros desde Azafranal hasta San Pedro, municipio de Desaguadero, en el departamento de La Paz, con el objetivo de poner en valor este sistema vial andino.

Al intervenir en un acto público al final de esta acción que también sirvió para promover este sendero con fines turísticos y generar oportunidades de desarrollo local, el estadista vaticinó que el Qhapaq Ñan de ‘acá a poco tiempo’ se convertirá en un tema de debate en los medios de comunicación y la ciudadanía en general.

Morales comparó esta obra prehispánica con el tren bioceánico de integración, que perfila Bolivia junto a Perú y Brasil, y expresó que se convertirá en el Qhapaq Ñan del siglo XXI.

Fuente«>Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;