Las protestas que estallaron el jueves en la capital georgiana de Tiblisi son una provocación rusofóbica que causa preocupación en Moscú, dijo a los periodistas el portavoz de la presidencia rusa Dimitri Peskov.

«Lo que sucedió ayer en Georgia no es más que una provocación rusofóbica. Ciertamente no puede dejar de preocuparnos, ya que refleja la agresividad hacia los ciudadanos rusos», dijo.

Peskov agregó que «se trata de su seguridad personal, el incidente debe ser fuertemente condenado, especialmente porque tuvo lugar durante un evento internacional interparlamentario».

«Tales manifestaciones de la rusofobia nos causan una seria preocupación. No olvidemos que Georgia es un país que visita un gran número de turistas rusos. Así que este es un problema grave», enfatizó el portavoz del Kremlin.

Fuente

Etiquetas: ; ; ;