«Necesitamos lanzar una lucha poderosa y unida en defensa de nuestros derechos laborales y en el rechazo de las políticas reaccionarias contra los trabajadores», dicen los líderes de la huelga en Perú.

Los sindicatos laborales más grandes de Perú han lanzado una huelga general en todo el país para protestar por una ley laboral neoliberal aprobada en diciembre pasado como parte de una campaña de un mes y paros laborales contra las «reformas» que reducirán los derechos de los trabajadores en el país sudamericano.

El jueves, todos los trabajadores de la Confederación General de Trabajadores en Perú (CGTP), cuyos miembros provienen de los sectores de construcción, salud y manufactura, entre otros, se manifestaron en protesta por la «Política Nacional de Productividad y Competitividad» del gobierno. Trabajadores de las federaciones laborales más pequeñas también se unieron a la huelga, incluida la Confederación de Trabajadores Unidos (CUT) y la CAT.

«Compañeros, trabajadores, debemos iniciar una lucha poderosa y unida en defensa de nuestros derechos laborales y en el rechazo de las políticas reaccionarias contra los trabajadores adoptadas por el gobierno (de la presidenta) Martin Vizcarra y la clase empresarial», se lee en la proclama de huelga publicado en el sitio web de la CGTP.

El congresista Marco Arana, líder del partido Frente Amplio (FA) de izquierda, quien habló esta semana ante el legislador, dijo que apoya la huelga y que está convocando nuevas elecciones presidenciales y una nueva constitución en respuesta a la reforma laboral del gobierno.

Los sindicatos dicen que la ley facilitará a los empleadores despedir trabajadores, debilitará los derechos de negociación colectiva y reducirá los requisitos mínimos para vacaciones pagadas.

El gobierno ha tomado medidas enérgicas contra las movilizaciones previas de los trabajadores contra las reformas, declarando «ilegales» las huelgas de los trabajadores del 10 de junio y dijo que los empleados que tomaron serían penalizados por sus empleadores. «Es válido [que los trabajadores que se declararon en huelga] sean sancionados, suspendidos o incluso despedidos», declaró el gobierno.

A pesar de las amenazas, el GTP dijo el miércoles: «Esta es una lucha de la clase explotada contra la clase explotadora, que los trabajadores de vanguardia deben celebrar porque significa el desarrollo de la conciencia de clase y el frente unido que es indispensable en la construcción de un sindicato alternativo y el poder popular».

Las protestas están teniendo lugar en la ciudad sureña de Arequipa, en Loreto, Huancayo, Ayacucho y Apurimac. Los huelguistas han cerrado las carreteras que conducen dentro y fuera de la capital de Lima.

Fuente

Etiquetas: ; ; ;