A pesar de los pedidos de Pyongyang, como una demostración de la adhesión de Estados Unidos a la desnuclearización de la península coreana, para reducir la presión económica sobre la república Popular y Democrática de Corea, Washington, por el contrario, extendió las sanciones de manera significativa.

«La presencia y el riesgo de material nuclear adecuado para uso militar en la península de Corea, así como las acciones y políticas de las autoridades de la RPDC, aún representan una amenaza extraordinaria para la seguridad nacional, la política exterior y la economía de Estados Unidos», dijo la Casa Blanca en un comunicado de prensa.

En este sentido, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, extendió los decretos que establecen el estado de emergencia en el país, así como la regulación de la presión económica sobre la RPDC se prolonguen por un año.

Fuente

Etiquetas: ; ;