El Ministro de Estado para Asuntos Exteriores de Arabia Saudita, Adel al-Jubeir, y el Representante Especial de Estados Unidos para Irán, Brian Hook, comentaron sobre las crecientes tensiones entre Irán y Estados Unidos.

Irán puede sentarse en la mesa de negociaciones o continuar viendo cómo su economía se «desmorona», dijo el Representante Especial de Estados Unidos para Irán, Brian Hook.

Continuó diciendo que Washington es «celosamente neutral» sobre los grupos iraníes que quieren reemplazar a la «élite religiosa corrupta».

Según Hook, el presidente estadounidense Trump está muy dispuesto a sentarse con Irán.

Estados Unidos está preparado para restablecer las relaciones diplomáticas con Irán, para levantar las sanciones si Teherán está dispuesto a hacer un trato, pero el acuerdo es lo primero, anotó Hook.

El Representante Especial de los Estados Unidos también destacó que había compartido información sobre las «amenazas actuales» planteadas por Irán durante su visita a varios países en el Medio Oriente.

«Durante todas mis reuniones en los cuatro países que he visitado, durante todas mis reuniones aquí en el Golfo, he compartido toda nuestra información desclasificada y también la evaluación detallada de las amenazas actuales que plantea Irán. Estas amenazas continúan», dijo Hook a los periodistas.

Hook dijo que había tocado la necesidad de «mejorar la cooperación» y garantizar una navegación segura y gratuita dentro y alrededor del Estrecho de Ormuz.

Mientras tanto, el ministro de Estado de Asuntos Exteriores de Arabia Saudita, Adel al-Jubeir, declaró en una entrevista que si Irán continúa con sus «políticas agresivas», se impondrán más sanciones.

«Hoy, Irán está bajo severas sanciones económicas. Estas sanciones se fortalecerán. Si Irán continúa con sus políticas agresivas, tendrá que pagar el precio», dijo Adel al-Jubeir al periódico Le Monde.

Adel al-Jubeir también declaró que una posible guerra entre Irán y Estados Unidos sería peligrosa para todos, pero culpó a Teherán por aumentar las tensiones en la región del Golfo.

La declaración se produce en medio de una escalada de tensiones entre Estados Unidos e Irán un año después de que Washington se retiró del acuerdo nuclear de Irán de 2015 y impuso nuevas sanciones a la República Islámica. Estados Unidos planea anunciar nuevas sanciones contra Irán el 24 de junio, luego de que Teherán derribó un avión no tripulado estadounidense. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, mencionó nuevas restricciones el 22 de junio, sin especificar qué medidas se tomarían.

Antes de eso, el presidente de EE.UU. declaró que había cancelado un ataque de respuesta contra objetivos iraníes después de que le informaron que, como resultado, se podría matar a 150 iraníes.

A principios de mes, los Estados Unidos aumentaron su presencia militar en el Golfo Pérsico en lo que el Asesor de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, John Bolton, afirmó que era «una señal clara e inequívoca para el régimen iraní de que cualquier ataque a los intereses de los Estados Unidos o [sus] aliados se enfrentarán con una fuerza despiadada «.

Al mismo tiempo, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha declarado que esperaba evitar una guerra con Irán. El líder supremo iraní, el ayatolá Ali Khamenei, también anunció que Irán no tiene la intención de librar una guerra contra Estados Unidos, sino que continuará resistiendo su presión.

Fuente

Etiquetas: ; ;