La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) está rechazando donaciones de juguetes, jabón, cepillos de dientes, pañales y medicamentos para los niños inmigrantes en centros de detención, indican hoy medios estadounidenses de prensa.

La organización de medios Texas Tribune reportó que grupos de defensa de los inmigrantes, legisladores demócratas y republicanos, y ciudadanos deseosos de ayudar, han expresado su interés en apoyar a los menores que se encuentran en esas instalaciones.

Pero después de comprar esos y otros artículos, especialmente tras las noticias de que tales lugares tienen agua potable que sabe a cloro y niños enfermos sin suficiente ropa, recibieron la misma respuesta: no se están aceptando donaciones, apuntó.

El representante estatal demócrata Terry Canales tuiteó este fin de semana que le escribió la Patrulla Fronteriza para pedir una lista de artículos aceptables para donar, pero los funcionarios de esa agencia le enviaron el mismo mensaje negativo a su oficina por correo electrónico.

Toda la situación es repugnante, pero siempre espero que la mejor parte de nosotros como seres humanos brille. Esos niños sienten que el mundo los ha abandonado y tenemos que luchar por ellos, expresó Canales, cuyo distrito es vecino de centros de detención ubicados McAllen, Texas.

La semana pasada, un grupo de abogados visitó instalaciones de la Patrulla Fronteriza en McAllen y Clint, en el mismo estado, donde descubrieron a niños retenidos en condiciones pésimas.

En declaraciones realizadas tras estar en ambos lugares, los letrados denunciaron que los niños pequeños y los adolescentes no podían bañarse durante días o incluso semanas, recibían comida inadecuada, y sufrían brotes de gripe y períodos prolongados de detención.

Algunos llevaban ropa sucia cubierta de mucosidad o de orina, declaró a la televisora NBC News Elora Mukherjee, directora de la Clínica de Derechos de los Inmigrantes en la Escuela de Derecho de Columbia, quien añadió que las madres adolescentes usaban ropa manchada con leche materna, y ninguno de los menores tenía acceso a jabón o pasta de dientes.

Según la letrada, casi todos fueron separados de los adultos con los que cruzaron la frontera, y había niños de siete y ocho años que cuidaban de infantes de dos años.

La ley federal requiere que los menores migrantes no acompañados o separados de sus familiares sean transferidos al Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) en un periodo de 72 horas, pero algunos ubicados en las instalaciones de Clint llevaban semanas bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza, señaló.

NBC informó ayer que tras difundirse el estado de las condiciones en que se encontraban, casi 300 niños fueron trasladados de un centro de Clint a un campamento de detención en una tienda de campaña en El Paso, Texas, donde permanecerán bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza hasta pasar al HHS.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;