Desde el corazón del Sur y al margen de diferencias políticas, Bolivia practica una diplomacia tendente a preservar a Latinoamérica y el Caribe como zona de paz, en tanto que mediante acuerdos promueve la integración económica regional.

‘Yo vengo de la diplomacia de los pueblos, desde la comunidad aprendí, me enseñaron mi mamá y mi padre, que con los vecinos debíamos estar unidos por encima de envidias, codicias; en la comunidad indígena originaria no hay mayorías ni minorías’, declaró el presidente Evo Morales en respuesta a una pregunta de Prensa Latina.

El estadista añadió que Bolivia seguirá impulsando las buenas relaciones con todo el mundo, abrirá nuevas embajadas y desea incluso buenos nexos con Estados Unidos, lo cual depende de que Washington no dé a este asunto un carácter ideológico y acepte la existencia en el país suramericano de políticas económicas y sociales que son mejores que las del sistema capitalista.

HERMANDAD CON PERÚ

La firma de 12 acuerdos y 92 compromisos bilaterales como colofón del V Gabinete Binacional en presencia de los mandatarios Morales y Martín Vizcarra, de Bolivia y Perú, respectivamente, reafirmó el 25 de junio en Ilo, ciudad peruana, la voluntad de ambas partes de dinamizar la agenda común.

‘Nuestro deseo es que en Ilo tengamos un mega puerto de entrada y de salida para Perú, especialmente para Bolivia y Brasil, estamos proyectando una gran integración. (…) es un proyecto que da mucha esperanza a una buena parte de Suramérica, a las nuevas generaciones’, afirmó el líder boliviano en su discurso.

Confirmó la cancillería de ese país que los dos gobiernos avanzan en los términos de referencia para presentar el estudio a diseño final del Corredor Ferroviario Bioceaánico de Integración (CFBI), mientras Brasil ratificó su interés por participar en el proyecto, denominado el Canal de Panamá del siglo XXI.

De acuerdo con datos oficiales, el CFBI comenzará en el puerto brasileño de Santos, sobre el Atlántico, ingresará en Bolivia por Puerto Suárez, atravesará los municipios de Montero y Bulo Bulo, saldrá a Perú por el denominado Hito 4 y concluirá en Ilo, en un itinerario de tres mil 755 kilómetros de vías.

En su discurso, el primer mandatario indígena del Estado Plurinacional consideró que esta obra traerá movimiento económico y constituye el desafío de esta generación.

Subrayó el gobernante los avances en los entendimientos rubricados hasta el presente con el gobierno peruano en materia de comercio, energía y producción.

Vizcarra, por su parte, explicó a la televisión boliviana que entre los acuerdos se dio prioridad al uso racional de los recursos hídricos, para lo cual las partes determinaron otorgar un plazo de 90 días para ‘cambiar la institución del lago Titicaca que no está sirviendo como apoyo y soporte para la toma de decisiones’.

Informó que Lima ya tomó acciones para descontaminar el agua y está en proceso la adjudicación de 10 plantas de tratamiento de líquidos residuales, al igual que las autoridades del país vecino.

Las partes pactaron diversas formas de trabajo conjunto en Seguridad y Defensa para combatir la delincuencia internacional y el crimen organizado.

Sobre la base del ‘respeto a las culturas’, Bolivia y Perú analizaron la posibilidad de articular la prestación de servicios de salud en la línea fronteriza, se informó.

En relación con la creación de infraestructuras, las naciones vecinas ratificaron el compromiso de construir una carretera que unirá a La Paz con Tacna, Ilo y se extenderá a la amazonia con el objetivo de comunicar a las poblaciones fronterizas de Extrema y San Lorenzo.

Tres acuerdos referidos a integración energética fueron suscritos para mejorar el suministro y distribución de gas en el altiplano peruano y el boliviano, separados por la línea fronteriza.

Vizcarra explicó que uno de estos entendimientos facilitará la comercialización con una disminución del costo del hidrocarburo para familias y hogares, mientras que otro propiciará que el gas boliviano que llega a la frontera en Desaguadero sea en red y tubería para las comunidades aledañas asentadas en territorio peruano.

Reiteró el gobernante que su país no renuncia a la posibilidad de contar con un gasoducto procedente de Bolivia.

La viceministra de Relaciones Exteriores boliviana María del Carmen Almendras, en tanto, explicó a la prensa que en lo concerniente a integración energética la agenda bilateral incluye la exportación de electricidad a la parte peruana.

‘Bolivia, como lo ha dicho el presidente Morales, es el centro energético de la región -sostuvo la vicetitular-, no solo porque posee reservas importantes de la misma, sino porque está en condiciones de satisfacer la demanda que los Estados tienen’.

Agregó Almendras que su país pasó de ser una nación que incluso tenía riesgo de déficit a tener un superávit, y hoy está ofreciendo la interconexión, sobre todo a las zonas aledañas a las fronteras bolivianas.

Significó que el asunto del comercio avanza porque Bolivia está en una etapa de industrialización de los recursos naturales, y expuso como ejemplo que el flujo de mercaderías por el puerto de Ilo creció en alrededor del 20 al 30 por ciento, según datos de la Administración de Servicios Portuarios Bolivia (ASP-B).

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;