El relator especial de la ONU sobre la tortura, Nils Melzer, expresó su preocupación por el hecho de que si bien algunos de los medios de comunicación rusos se unieron a sus esfuerzos para llamar la atención pública sobre el controvertido arresto del periodista de investigación Iván Golunov, los medios occidentales no informaron imparcialmente sobre el caso del fundador de WikiLeaks, Julián Assange.

«Cuando veo que en Rusia, con el caso Golunov, tres periódicos principales pueden reunirse y lanzar una campaña y lograr el resultado de que el gobierno libere al periodista, e incluso despida a algunos de los funcionarios corruptos involucrados en este caso; y luego veo en Occidente que ni siquiera podemos lograr que los medios informen sobre hechos que son realmente cruciales para su propia supervivencia como agencias de prensa independientes, lo que realmente me preocupa mucho», dijo Melzer a los periodistas.

El relator de la ONU también expresó su preocupación por el hecho de que algunos de los medios de comunicación y agencias de noticias occidentales más conocidos del mundo, como The Guardian, The Times, Financial Times, The New York Times, The Washington Post y Reuters, entre otros se habían negado a publicar su artículo de opinión sobre la tortura de Assange.

«No obtuve respuesta, o respuesta negativa, y algunas veces» bueno, esto no es oportuno en este momento «o» esto no ocupa un lugar importante en la agenda de noticias «o» esto no es precisamente lo que nos interesa «. También me ofrecí a participar en un debate, en una ‘charla dura’ en la BBC, dije: mira, no tienes que estar de acuerdo con mi evaluación, pero puedes hacerme todas las preguntas incómodas que quieras, una charla difícil. Pero también le haré preguntas incómodas a la BBC. Se negaron. Esto es realmente preocupante», agregó Melzer.

Melzer terminó publicando su artículo sobre Assange en la plataforma Medium, detallando lo que describió como tortura psicológica contra el informante. Según el relator de la ONU, el fundador de WikiLeaks había sido objeto repetidamente de difamación en un intento de desviar la atención pública de los crímenes que él había ayudado a exponer.

Cuando se le pidió comentar sobre el caso del fallecido columnista nacido en Arabia Saudita Jamal Khashoggi, el funcionario de la ONU advirtió que la inacción del público en esa situación tendría graves consecuencias en el futuro.

«Si el público no despierta pronto, vamos a tener muchos más de estos casos», dijo Melzer.

Después de la detención de Golunov, tres importantes periódicos rusos emitieron una declaración conjunta bajo el mismo titular por primera vez, expresando su preocupación por el caso de Golunov y diciendo que su detención podría haber estado vinculada a su trabajo periodístico.

En respuesta al incidente, el presidente ruso Vladimir Putin despidió a dos generales de la policía en relación con el caso, incluido el que encabezó el departamento de policía responsable de la detención de Golunov.

Golunov, quien se sabe que cubrió historias relacionadas con la corrupción, fue arrestado en Moscú el 6 de junio después de que la policía encontró drogas en su poder. Más narcóticos fueron descubiertos más tarde en su apartamento. El periodista ha sostenido que las sustancias ilegales le habían sido plantadas en represalia por su trabajo de investigación. Golunov fue puesto bajo arresto domiciliario, pero en medio de una reacción pública en aumento contra el caso, el periodista fue puesto en libertad y todos los cargos fueron retirados por falta de pruebas en su contra.

Assange, a su vez, fue arrestado en Londres en abril por violar sus condiciones de fianza en 2012, cuando se refugió en la embajada ecuatoriana en la capital del Reino Unido para evitar la extradición a Suecia por cargos de supuesta  agresión sexual, y actualmente cumple una pena de prisión en un cárcel de Londres

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;