Los analistas han dicho que la economía de los Estados Unidos ha experimentado un aumento de los riesgos a la baja en el contexto de las tensiones comerciales y un crecimiento económico mundial más lento.

El Departamento de Comercio dijo que la economía de los Estados Unidos creció un 3,1 por ciento en el primer trimestre, según su tercera estimación.

La cifra estuvo en línea con la segunda estimación debido a que las revisiones al alza de la inversión fija no residencial, las exportaciones, el gasto de los gobiernos estatales y locales y la inversión fija residencial fueron compensadas por las revisiones a la baja de los gastos de consumo personal y la inversión en inventarios y una revisión al alza de las importaciones, dijo el Departamento.

Sin embargo, algunos economistas consideraron que el aumento del 3 por ciento fue de corta duración, seguido por un aumento del 2 por ciento en el segundo trimestre.

La compañía de investigación económica Capital Economics dijo en un informe el jueves que esperaba que el crecimiento del PIB de EE.UU. se desacelerara drásticamente durante el resto del año y que se desacelerara del 2,3 por ciento en el 2019 al 1,2 por ciento en el 2020, antes de que las condiciones financieras más flexibles indiquen una recuperación del 2 por ciento en el 2021.

El informe atribuyó la desaceleración a la disminución del impacto provocado por el estímulo fiscal del año pasado y la desaceleración en otras partes de la economía mundial.

Advirtió que una escalada potencial en las tensiones comerciales perjudicaría aún más el PIB.

Henry Huang, profesor de la Escuela de Negocios Sy Syms en la Universidad Yeshiva, dijo que la economía de los Estados Unidos está cerca del final de su expansión y que los riesgos de entrar en una recesión aumentan en este momento.

Varios indicadores económicos han apuntado a presiones crecientes sobre la economía de los Estados Unidos últimamente.

El índice de confianza del consumidor del Conference Board, una medida clave de la economía de los Estados Unidos, cayó a 121.5 en junio, el más bajo desde septiembre del 2017. La lectura de mayo se revisó a la baja hasta 131.3.

El índice de situación actual del grupo, que se basa en la evaluación de los consumidores sobre las condiciones actuales del mercado laboral y empresarial, disminuyó de 170.7 a 162.6. La disminución se debió a una evaluación menos favorable de las condiciones del mercado laboral y empresarial.

Lynn Franco, director sénior de indicadores económicos de The Conference Board, dijo en un comunicado que la escalada en las tensiones comerciales y arancelarias a principios de este mes parece haber sacudido la confianza de los consumidores.

«Aunque el Índice se mantiene en un nivel alto, la incertidumbre continua podría resultar en una mayor volatilidad en el indice y, en algún momento, incluso podría comenzar a disminuir la confianza de los consumidores en la expansión», dijo Franco.

«Es la primera señal real de que la reciente debilidad en los datos de actividad entrantes ahora se está extendiendo a los consumidores», dijo en una nota Michael Pearce, economista sénior de Estados Unidos en Capital Economics.

Dijo que mientras los fundamentos para el crecimiento del consumo todavía parecen sólidos en general, el crecimiento del consumo se desacelerará si el resto de la economía está perdiendo rápidamente el impulso y se lleva el mercado laboral.

Los analistas también notaron un menor crecimiento del empleo y dieron una perspectiva de atenuación.

El crecimiento del empleo en Estados Unidos se desaceleró drásticamente en mayo, agregando 75.000 empleos, y los salarios aumentaron menos de lo esperado, lo que generó temores de que una pérdida de impulso en la actividad económica podría extenderse al mercado laboral.

Un informe separado publicado el jueves por Capital Economics apunta a una ganancia moderada de 125.000 en las nóminas no agrícolas en junio, lo que sugiere que el mercado laboral está sucumbiendo a la mayor desaceleración del crecimiento económico.

La tasa de desempleo debería mantenerse en 3,6 por ciento en junio, pero comenzará a aumentar en la segunda mitad del año, según el informe.

Parte de la desaceleración en el crecimiento del empleo se explica por la disminución de las perspectivas para el sector manufacturero, dijeron los analistas.

Con el crecimiento económico global moderado y las tensiones comerciales que pesan sobre las exportaciones, es probable que el empleo manufacturero permanezca estancado durante el próximo año, dijeron economistas de Capital Economics.

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, a principios de esta semana reconoció el cambio en la situación económica desde principios de mayo.

Dijo que las corrientes cruzadas han resurgido, con un progreso aparente en el comercio que se está convirtiendo en una mayor incertidumbre y con los datos entrantes que plantean preocupaciones renovadas sobre la fortaleza de la economía mundial.

La mayor preocupación por la evolución del comercio «puede haber contribuido a la caída de la confianza empresarial en algunas encuestas recientes y puede estar empezando a mostrarse a través de los datos entrantes», señaló Powell.

Fuente

Etiquetas: ; ; ;