Los activistas se reunieron frente a un muelle en Hong Kong el sábado después de una protesta más grande el día anterior contra la entrega del sitio al Ejército Popular de Liberación de China.

«El gobierno ha prometido cada vez más que el frente del puerto sería para la gente. Nunca nos hemos opuesto a los buques militares que atracan aquí de vez en cuando. Hemos dado una solución muy simple para que este espacio sea un espacio público y solo cerrado cuando hay un barco», dijo el activista Paul Zimmerman.

Continuó diciendo que «a través de los trucos nuevamente, el gobierno nuevamente refuerza el acuerdo para hacer de este un sitio militar permanente. Un sitio militar no es para la gente de Hong Kong».

Cientos se reunieron afuera de las instalaciones el viernes con algunos manifestantes tratando de ingresar.

Etiquetas: ;