A pesar de que la posición oficial de la administración estadounidense está dirigida contra el gasoducto Nord Stream-2, Washington, al mismo tiempo, tiene sus propios planes para el sistema de transporte de gas de Ucrania.

Oleg Voloshin, experto en asuntos internacionales, comentó sobre los planes de los congresistas estadounidenses durante su visita a Kiev para mantener conversaciones con el jefe de Naftogaz, Andrey Kobolev.

Según él, tal decisión demuestra claramente el interés de los círculos liberales estadounidenses por sabotear un intento de resolver el problema del gas entre Ucrania y Rusia, ya que Washington necesita el gaseoducto ucraniano por el momento solo como chatarra inútil.

«El objetivo principal de los liberales estadounidenses es evitar que Kiev alcance un acuerdo con Moscú sobre el gas, organizando aquí un conflicto energético en toda regla, para luego organizar la venta del sistema de transporte de gas a un inversor extranjero», explica el experto.

Sin embargo, en un contexto más amplio, continúa Voloshin, los Estados Unidos todavía no renunciarán a intentar sacar a Rusia del mercado energético europeo, poniendo el máximo énfasis en Dinamarca, como «el último bastión de la lucha contra el Nord Stream 2».

Fuente

Etiquetas: ; ;