El presidente Trump ha permitido que Huawei de China continúe sus negocios con los gigantes de la tecnología de Estados Unidos limitados y sujetos a prueba, siguiendo sus conversaciones «mejores de lo esperado» con su homólogo chino, Xi Jinping.

China acordó comprar «grandes cantidades de productos agrícolas a nuestros grandes agricultores» a cambio de sus concesiones en Huawei, dijo el presidente de Estados Unidos, admitiendo que la gran tecnología estadounidense estaba presionando para que se levantara la prohibición.

A petición de nuestras compañías de Alta tecnología y del presidente Xi, acepté permitir que la empresa china Huawei les compre productos que no afectarán nuestra seguridad nacional.

Tras la tan esperada reunión de Xi-Trump, que se centró en resolver el conflicto comercial en curso entre las economías más grandes del mundo y las tensiones en torno a Huawei, Trump señaló que «acordó no aumentar los aranceles ya existentes que cobramos a China mientras seguimos negociando . ”

«Hemos abierto negociaciones», dijo Trump, luego de la primera señal de progreso desde que se interrumpió la última ronda de conversaciones en mayo.

A lo largo del curso de las negociaciones, Estados Unidos ha estado presionando a China para que compre más productos estadounidenses, en particular productos agrícolas, para reducir el desequilibrio comercial «injusto». Pekín, por su parte, describió las políticas proteccionistas de Trump y los aranceles que impuso a los productos chinos por valor de 250.000 millones de dólares, como perjudiciales para ambas partes y para la estabilidad del comercio mundial, pero prometió una respuesta a cualquier sanción.

Mientras que al gigante chino se le ha permitido continuar comprando componentes estadounidenses, Trump no dijo nada sobre dejar que Huawei vendiera sus productos en los Estados Unidos, ya que la compañía sigue en la lista negra bajo el pretexto de una amenaza de «seguridad nacional». Huawei ha denunciado repetidamente la presión y las acusaciones de espionaje como un intento desesperado por parte de Washington de preservar su dominio decreciente sobre las líneas de telecomunicaciones globales.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;