Una manifestación se llevó a cabo frente al consulado italiano en Múnich el domingo, cuando personas se unieron para apoyar a la capitana del barco de rescate Sea Watch 3, Rackete, quien fue arrestada el sábado después de que maniobrara el barco en el puerto italiano de Lampedusa a pesar de prohibición de las autoridades italianas.

Los manifestantes llevaron carteles en apoyo de Rackete, quien desafió la política de «puertos cerrados» del ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, y llevó a la seguridad a 40 inmigrantes rescatados en el mar.

Entre las personas que se vieron en la protesta se encuentran la candidata a la alcaldesa de Múnich, Katrin Habenschaden y la ONG Ship Lifeline (Barco Salvavidas), el Capitán Claus-Peter Reisch.

«Quiero decir, uno puede llevar a la gente a Malta o Lampedusa, y de allí distribuirlos por toda Europa, pero primero hay que llegar a un acuerdo de distribución del gobierno», dijo Reisch, quien fue arrestado en Malta después de rescatar a 234 inmigrantes de la costa libia en junio del 2018.

Añadió: «El año 2019 ha sido el año más mortífero en la historia del rescate marítimo de emergencia en el mar Mediterráneo central. Hay tantas muertes como nunca antes. La tasa de supervivencia es de 1/4 a 1/6, lo que significa que para cuatro sobrevivientes viene una muerte, y la cuota se mueve entre cuatro y seis sobrevivientes por muerte. Esto no puede ser».

Rackete, quien ahora está bajo arresto domiciliario en Lampedusa, podría enfrentar 10 años de prisión si es declarada culpable.

Etiquetas: ; ; ;