El gabinete italiano acordó el lunes reducir el objetivo de déficit presupuestario del país en un 0,3 por ciento en el 2019, según un comunicado del Ministerio de Finanzas italiano.

La medida fue vista como un paso necesario para que Italia negocie con la Unión Europea (UE) y evite el posible procedimiento de infracción del déficit del bloque para la alta deuda.

El objetivo de déficit de Italia en 2019 ahora sería de 2.1 por ciento del producto interno bruto (PIB), por debajo de la meta de 2.4 por ciento establecida en abril.

«El nuevo objetivo de déficit se incluyó en un paquete ad hoc con medidas urgentes para mejorar los balances de las finanzas públicas, que consiste en un proyecto de ley para el ajuste presupuestario del 2019 que certifica la corrección de 6.100 millones de euros y un decreto ley que congela 1.500 millones de euros en gastos», dijo el ministerio.

El ahorro de 1.500 millones de euros se derivaría de los recursos asignados previamente para implementar un plan de ingresos básicos y una reforma del sistema de pensiones.

Las medidas, que surgieron después de que la comisión de la UE a principios de junio amenazara con una acción disciplinaria contra Italia por no reducir su enorme deuda pública, se someterían a Bruselas para evitar tal acción.

«El gobierno cree que el marco de las finanzas públicas cumple en gran medida con las reglas del Pacto de Estabilidad y Crecimiento (UE)», dijo el ministerio.

«Las disposiciones aprobadas crean las condiciones por las cuales la apertura de un procedimiento de infracción de déficit contra Italia sería injustificada», dijo.

La Comisión de la UE sugirió anteriormente iniciar una acción disciplinaria contra Italia por no cumplir con las reglas de deuda de la UE en el 2018, y agregó que tampoco esperaría que el país se atuviera a esas reglas en el 2019-2020.

La deuda de Italia, que representó alrededor del 132 por ciento del PIB el año pasado, es la segunda más grande en la UE después de la de Grecia.

Fuente

Etiquetas: ; ;