El paro del Colegio de Profesores de Chile entró en su quinta semana y buscará apoyo en otros sectores de la sociedad chilena para lograr que el Ministerio de Educación responda positivamente a sus demandas.

La víspera unos 50 mil docentes participaron en asambleas en todas las comunas (municipios) del país, y el 73,82 por ciento votó por rechazar la propuesta que el Ministerio de Educación les presentó el viernes último y por continuar el paro.

Según los resultados del escrutinio el 24,08 por ciento se inclinó por la opción de aceptar parcialmente el documento y delegar en la dirección del gremio para continuar el diálogo, y solo 2,09 votó por volver a las aulas y aceptar la respuesta dada por el ministerio.

El presidente del gremio, Mario Aguilar, puntualizó que las movilizaciones continuarán, y que a partir de hoy se reunirán con sus colegas de la enseñanza pública que han seguido impartiendo clases para que se sumen a la huelga y recabarán el respaldo de la enseñanza privada para que también los secunden.

Asimismo dijo que buscarán el apoyo de otros sindicatos, ‘porque esta no es una causa de los docentes sino de toda la sociedad chilena’.

Aguilar llamó a los maestros a no dejarse intimidar y continuar firmes en la exigencia de sus demandas.

Esto último parece ser una alusión a las amenazas de la ministra de Educación, Marcela Cibillos, quien el fin de semana dijo que no se pagarían los salarios a los maestros que continuaran en huelga, mientras que el presidente Sebastián Piñera calificó el paro como ilegal y exigió a los profesores volver a las aulas.

Según datos del Ministerio de Educación, el paro, que comenzó el 3 de junio, mantiene sin clases desde entonces a unos 600 mil alumnos.

Pero con el paso de las semanas los docentes han ido ganando más respaldo social y una encuesta de la consultora Cadem publicada este lunes, revela que más del 65 por ciento de la población respalda la huelga.

Entre las demandas importantes que el gobierno no ha aceptado figuran entre otras el reconocimiento de una deuda histórica existente desde la década de 1990, y la eliminación de la reforma en la enseñanza media que pretende sacar del currículo obligatorio a las asignaturas de Historia, Educación Física y Artes.

A juicio de Aguilar esos temas son muy sensibles para los docentes y por ello era de esperar que la gran mayoría terminaría rechazando la propuesta presentada por la titular de Educación.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;