Sin tregua con los llamados tarifazos, a pocas horas de que la estatal compañía argentina YPF anunciara un aumento de precios en sus combustibles, hoy la empresa que opera la Shell, amanece con nuevas alzas.

En un país donde muchos han preferido dejar en casa el auto y utilizarlo solo en días ocasionales, por el alto costo de la gasolina, los parqueos, los peajes, ahora los conductores de vehículos reciben julio con la noticia de que la Shell también se suma al incremento de los costos del combustible.

YPF fue la primera en subir el precio, con un alza de 2,5 por ciento en las naftas, que justició por subida global del petróleo y el incremento del Impuesto a los Combustibles Líquidos en el país.

Este martes es el turno de la Shell, operada en este país por la petrolera Raízen, que aumenta el combustible en promedio a un 2,1 por ciento.

Llenar el tanque se hace cada vez más difíciles para algunos que ahora tendrán que exprimir un poco más el bolsillo.

Este séptimo mes de un año difícil, marcado por la recesión y unas elecciones generales de por medio, llega también con alzas en los costos de los parquímetros, los taxis y en la llamada vtv, la inspección técnica vehicular, que escalará este mes a un 19 por ciento.

Etiquetas: ; ; ; ;