Los mercados financieros mundiales celebraron el primer día de operaciones después de que Pekín y Washington acordaron reanudar sus conversaciones comerciales en el marco de la cumbre del Grupo de los 20 (G20) en la ciudad japonesa de Osaka.

Los principales activos de riesgo, incluidos los mercados de valores de EE.UU., Europa y Asia, así como el petróleo crudo, se dispararon tras la buena noticia.

El amplio repunte a través de los activos de riesgo mostró el lunes un alto grado de júbilo público por el resultado de la reunión tan altamente esperada entre el presidente chino Xi Jinping y su homólogo estadounidense, Donald Trump. Cualquier movimiento en las relaciones China-EE.UU. se reflejan siempre en los índices del mercado global.

Tomando como ejemplo el mercado de acciones de EE.UU., desde que Estados Unidos provocó unilateralmente las fricciones económicas y comerciales con China en marzo del año pasado, el mercado de valores creció cada vez que los dos países avanzaron en las negociaciones y se hundió cuando las negociaciones fracasaron.

Tras el repentino anuncio del gobierno de los Estados Unidos de imponer aranceles adicionales a las importaciones chinas de 200 mil millones de dólares estadounidenses en mayo, los tres principales índices bursátiles de los Estados Unidos cayeron más del 6,5 por ciento.

El comercio bilateral entre China y los Estados Unidos superó los 630 mil millones de dólares en el 2018, y en casi todas las industrias se observa una amplia cooperación entre las empresas de los dos países. Cualquier política que sea perjudicial para un lado dañará inevitablemente el interés del otro.

Fueron las empresas de tecnología de EE.UU. las que más sufrieron las sanciones de EE.UU. contra la empresa china de telecomunicaciones Huawei. Micron Technology y ON Semiconductor, dos de los principales fabricantes de chips, cayeron más de un 20 por ciento de sus máximos mensuales en mayo después de la noticia.

Los fabricantes y minoristas de Estados Unidos ya han reducido sus pronósticos de ganancias para el año, advirtieron a los inversionistas sobre el impacto negativo que podrían generar las tensiones comerciales y pidieron al gobierno de los Estados Unidos que reconsidere sus políticas comerciales.

En marcado contraste, la noticia del 25 de junio de que algunos fabricantes de chips reanudaron el suministro a Huawei aumentó sus acciones, incluida Micron Technologies, que aumentó más del 13 por ciento al día siguiente. El lunes, el sector tecnológico del S&P 500 ganó 1.45 por ciento, liderando el mercado.

Durante más de un año, los participantes del mercado pudieron tomar la montaña rusa en las acciones de los EE.UU. como una protesta silenciosa contra la interrupción del orden económico y comercial internacional por parte del gobierno de los EE.UU.

A mediados de junio, más de 600 empresas estadounidenses, incluidas muchas de las que cotizan en bolsa, enviaron una carta a la Casa Blanca pidiéndole al gobierno de los Estados Unidos que deje de imponer tarifas y regrese a la mesa de negociaciones. La razón detrás de tal movimiento es evidente: China es un mercado indispensable para muchas empresas estadounidenses. No pueden darse el lujo de perderlo.

Además, el impacto de las fricciones comerciales entre los Estados Unidos y China no se limita a los dos países. Ya se ha extendido al mercado global.

Los precios del petróleo cayeron en los últimos meses, ya que los inversores se preocuparon por la débil demanda debido a los crecientes riesgos para la economía mundial. Los analistas han atribuido la desaceleración del crecimiento económico mundial a las tensiones comerciales, causadas en gran medida por el unilateralismo, el proteccionismo y el acoso comercial (sanciones).

Los economistas generalmente esperan que la economía global pierda de 1 a 2 puntos porcentuales en los próximos años si China y Estados Unidos no logran un acuerdo comercial.

El problema comercial entre China y los Estados Unidos no se puede resolver de la noche a la mañana, dado su alto nivel de complejidad. Washington necesita trabajar con China para lograr un acuerdo equilibrado con el fin de beneficiar mejor a los pueblos de los dos países y al mundo en general.

Fuente

Etiquetas: ; ; ;