El embajador de China en el Reino Unido instó a Gran Bretaña a mantenerse al margen de los asuntos chinos y criticó el apoyo retórico del gobierno a las recientes protestas en Hong Kong que se convirtieron en violentos enfrentamientos con la policía.

Gran Bretaña estaba en el «lado equivocado» del tema, dijo el miércoles el embajador Liu Xiaoming, insistiendo en que se deje a Hong Kong para administrar sus propios asuntos, incluida la suerte de un polémico proyecto de ley de extradición que recientemente se suspendió en el parlamento.

«Le digo a los [funcionarios británicos]: no toquen Hong Kong y muestren respeto», dijo Liu a los periodistas en inglés.

«Esta mentalidad colonial todavía está atormentando las mentes de algunos funcionarios o políticos» que «consideran que Hong Kong todavía está bajo el dominio británico.

Cuando se le preguntó sobre el apoyo retórico del ex ministro de Relaciones Exteriores del Reino Unido, Boris Johnson, a los manifestantes, Liu enfatizó que la no injerencia es un principio clave de las relaciones chino-británicas.

«Mientras se violen estos principios, habrá un problema en la relación», dijo Liu.

Johnson es el favorito en el concurso del Partido Conservador para reemplazar a la Primer Ministro Theresa May, que concluirá este mes.

El gobierno británico solicitó una reunión con Liu después de sus comentarios, que la Oficina de Relaciones Exteriores consideró «inaceptables», informa Reuters.
Las manifestaciones para conmemorar el aniversario de la entrega de Hong Kong del gobierno británico al chino se tornaron violentas el lunes cuando un grupo de manifestantes irrumpió y ocupó brevemente la cámara del parlamento de la ciudad. Trece han sido arrestados por participar en el incidente, según la policía de Hong Kong.

Los disturbios se producen después de meses de protestas por un proyecto de ley polémico que permitiría a Pekín extraditar a las personas buscadas al continente, lo que también provocó el pedido de renuncia de la jefa ejecutiva de la ciudad, Carrie Lam.

Hong Kong estuvo bajo el dominio colonial británico durante más de 150 años antes de regresar oficialmente a la soberanía china en 1997. Actualmente se administra bajo un acuerdo de «Un país, dos sistemas», que otorga cierta autonomía al territorio.

Fuente

Etiquetas: ; ; ;