La economía china se mantiene hoy estable pese a los vaivenes de la guerra comercial con Estados Unidos, y un crecimiento de las finanzas durante el primer semestre del 2019, según lo pronosticado.

Durante los primeros seis meses de este año, el Producto Interno Bruto (PIB) del país creció a un ritmo constante y todos los indicadores cumplieron con las expectativas trazadas, dijo el primer ministro chino, Li Keqiang, durante un foro conocido como el Davos de Verano, celebrado en la norteña provincia de Dalian.

La economía de China se ha mantenido básicamente estable y se está desempeñando dentro de un rango razonable en la primera mitad del año, aseguró el gobernante.

Pese a la incertidumbre del conflicto con Estados Unidos, la nación china posee un gran mercado, abundantes recursos humanos, un grupo industrial completo y nuevos motores que prosperan y garantizan capacidad de resistencia a la segunda potencia mundial.

Según cifras oficiales, en ese periodo el comercio exterior del país asiático creció un 4,1 por ciento interanual, hasta totalizar 12,2 billones de yuanes (cerca de dos billones de dólares).

Mientras, las exportaciones chinas también crecieron un 6,1 por ciento interanual, hasta los 6,5 billones de yuanes (aproximadamente un billón de dólares).

Entre enero y junio, aumentó el intercambio comercial del gigante asiático con los países adheridos a la iniciativa de la Franja y la Ruta de la Seda, con la Unión Europea, la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático, entre otros bloques.

Durante la etapa, también creció un 10, 2 por ciento interanual la inversión en fabricación de alta tecnología y en proyectos de innovación, concebidos como uno de los elementos distintivos de la China actual y una de las principales fuerzas impulsoras para el desarrollo.

Tras un 2018, cuando el PIB solo tuvo una expansión de 6,6 por ciento, el índice más discreto de los últimos 28 años, China adoptó medidas como un amplio recorte de impuestos y el incremento de ingresos en todas las regiones del país en aras de aumentar la capacidad de consumo doméstico, identificado como un motor importante de crecimiento.

Para el presente año se rebajó a entre 6,0 a 6,5 la previsión de crecimiento, aunque las autoridades proyectan que la curva continuará estable y en un rango razonable porque se espera un repunte masivo en el consumo, la rama tecnológica y las innovaciones.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;