Estados Unidos ha devuelto el golpe al gigante chino de telecomunicaciones Huawei, y le ha pedido a un juez federal de Texas que desestime la demanda de la firma contra la prohibición estadounidense de sus productos.

Huawei presentó la demanda en marzo, alegando que una ley que limita sus negocios estadounidenses es inconstitucional.

El fabricante de equipos de telecomunicaciones más grande del mundo y una marca líder de teléfonos inteligentes se ha convertido en una víctima de la guerra comercial entre Estados Unidos y China. La compañía fue incluida en la lista negra por el gobierno de Trump luego de ser acusada de espiar para Beijing, una afirmación que la firma china niega. Google, cuyo sistema operativo Android se usa en muchos de los teléfonos de Huawei, fue una de las compañías tecnológicas estadounidenses a las que se le prohibió tratar con Huawei.

Después de reunirse con el presidente chino Xi Jinping en la cumbre del G20 en Japón, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el sábado que «las compañías estadounidenses pueden vender sus equipos a Huawei», siempre que las transacciones no presenten un «gran problema de emergencia nacional». ”

Esta semana, Washington dijo que las solicitudes de licencias de compañías estadounidenses que buscan importar productos a Huawei estaban siendo revisadas «bajo el más alto control de seguridad nacional» porque la compañía aún estaba en la lista negra.

Según la administración estadounidense, los principales representantes de los dos países planean reanudar las conversaciones la próxima semana.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;