Las elecciones y el diálogo deben usarse para resolver la crisis en Venezuela, dijo el presidente de Rusia, al mencionar cómo el líder de la oposición,el impostor Juan Guaido, se proclamó a sí mismo un presidente «ante Dios», pero aún no ha recibido una respuesta.

La crisis a largo plazo en el país sudamericano es muy preocupante para Rusia, así como los repetidos intentos de agitarla desde el extranjero, dijo el jueves Vladimir Putin en una conferencia de prensa conjunta con el primer ministro italiano, Giuseppe Conte.

Se debe descartar la intervención militar, pero también se debe descartar cualquier obstáculo político, dijo Putin, explicando que el enfrentamiento entre el legítimo presidente electo Nicolas Maduro y el autoproclamado «presidente interino» titere respaldado por Estados Unidos Juan Guaido está dañando el concepto de la democracia.

El líder opositor Guaido entró en una plaza, levantó los ojos y, dirigiéndose a Dios, se proclamó presidente. Pero Dios no nos dijo cómo reaccionó a esta dirección, no se envió ninguna señal.

Ninguna «intervención divina» puede arreglar eso, subrayó Putin, pidiendo a Guaido que regrese a «nuestra tierra pecaminosa» y se adhiera a procedimientos mundanos en los que se confía: «diálogo y elecciones».

Venezuela ha sufrido un período prolongado de inestabilidad política y económica, alimentada por problemas internos y la presión extranjera, principalmente dirigida por Estados Unidos. La situación se deterioró rápidamente a principios de este año, cuando Guaido se proclamó a sí mismo como un «presidente interino» de la nación latinoamericana. El golpe fue apoyado con entusiasmo por Washington y sus aliados, quienes reconocieron al nuevo «presidente» y exhortaron a los militares venezolanos y otros funcionarios a abandonar el gobierno legítimo en favor de Guaido.

Maduro, sin embargo, hasta ahora ha logrado mantener el control real sobre el país, ya que Guaido y sus partidarios no lograron incitar a las deserciones masivas entre los militares, así como a reunir protestas callejeras lo suficientemente grandes como para paralizar y derrocar al gobierno.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;