El ex jefe de relaciones gubernamentales de BNP Paribas, Sebastian Koschar, en una columna de L’Opinion, pidió a las autoridades francesas que ayuden a lograr un compromiso entre Rusia y Ucrania. En su opinión, París debería utilizar su influencia y evitar una crisis de suministro de gas que surgiría en ausencia de un nuevo acuerdo de tránsito.

El oleoducto Nord Stream-2 también puede mejorar la situación, Koschar está seguro. Según él, el proyecto, en el que participan empresas europeas, garantizará el suministro fiable de gas ruso a Europa. El único problema que el economista señala es la oposición estadounidense, que podría afectar negativamente las relaciones entre Bruselas y Washington.

Al mismo tiempo, Koschar enfatizó que la UE no puede depender de los suministros de gas natural licuado de los Estados Unidos, porque el gas estadounidense será en todo caso más caro que el gas ruso debido a problemas de transporte. En su opinión, debería haber una sana competencia en este mercado.

El contrato entre Gazprom y la naftogaz ucraniana para el tránsito de gas ruso que se concluyó en el 2009 expira a fines del 2019. Desde el 2014, las corporaciones de gas han litigado debido a esto en instancias internacionales. No hay certezas con nuevas perspectivas para las entregas y el tránsito. La fecha de la próxima ronda de conversaciones trilaterales entre Rusia, Ucrania y la Unión Europea sobre el tránsito adicional aún no se ha establecido.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;