A medida que el Reino Unido se esfuerza por justificar su toma de un súper barco cisterna iraní frente a las costas españolas, la atención internacional se centra en el costo político, diplomático y humanitario de acciones británicas similares en el pasado.

El Imperio británico fue sostenido por la capacidad de Londres para controlar la alta mar, o para gobernar las olas, por así decirlo, y décadas después de la pérdida formal del imperio, este mito continúa dando forma a la cosmovisión del Reino Unido.

La Marina Real estaba, y sigue estando, en el centro de este alcance británico en el escenario mundial.

Desde patrullar el Mar Negro (cerca de la península rusa de Crimea), hasta mantener una presencia amenazadora en el Golfo Pérsico, e imponer la ocupación de las Islas Malvinas en las partes más remotas del Océano Atlántico Sur cerca de la Costa de Argentina, la Marina Real es una fuerza desestabilizadora en el escenario mundial.

La incapacidad psicológica de Gran Bretaña para romper por completo con los supuestos días de gloria del Imperio se ejemplifica por el alcance excesivo de la Marina Real en las vías fluviales estratégicas del mundo.

La operación militar para apoderarse de un petrolero civil, cuya tripulación estaba desarmada, fuera de la costa española solo fue posible debido a la ocupación de Gibraltar por el Reino Unido contra la legítima reclamación de España de la soberanía sobre el territorio.

Del mismo modo, Gran Bretaña lleva a cabo operaciones militares en otros puestos de avanzada coloniales, especialmente en las Islas Malvinas, donde, en 1982, Gran Bretaña envió una fuerza expedicionaria dirigida por la Marina Real para reocupar las Islas después de una breve liberación argentina.

Más recientemente, el hundimiento de un submarino argentino, el ARA San Juan, en noviembre de 2017, con la pérdida de 44 vidas, fue atribuido por algunos a las acciones agresivas de un helicóptero de la Royal Navy que supuestamente perseguía al submarino.

Los analistas militares temen un gran malestar político y un desastre humanitario como resultado del alcance marítimo británico. Y con el Reino Unido adoptando una política exterior cada vez más radical a raíz del Brexit, estos temores pueden realizarse antes de lo previsto.

Etiquetas: ; ; ; ; ;