Los Estados Unidos e Irán estuvieron recientemente al borde del conflicto armado después de que Teherán derribó un avión no tripulado estadounidense que supuestamente había violado su espacio aéreo. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, detuvo el planeado ataque de represalia, pero Washington desató nuevas sanciones contra Irán, continuando sus esfuerzos para presionar al país.

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, declaró en un discurso ante el grupo de defensa Cristianos Unidos por Israel el 8 de julio que Washington no busca la guerra con Irán, y reiteró declaraciones anteriores de Estados Unidos que afirman que el país quiere mantener negociaciones con Teherán. Al mismo tiempo, señaló que Estados Unidos no «retrocederá» desde su postura hacia Irán.

«Irán no debe confundir la moderación estadounidense con la falta de resolución estadounidense», dijo Pence.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;