El presidente de Kosovo, Hashim Thaci, cedió hoy al liderazgo y la visión de Donald Trump el rol clave en el proceso de negociación de un acuerdo con Serbia para el conflicto en torno a ese territorio.

En carta dirigida al mandatario de Estados Unidos, cuyo texto publican hoy medios kosovares, expresa el orgullo de esa provincia constitucional de Serbia, que proclamó la independencia unilateral en 2008, de ser ‘el estado más pro estadounidense del mundo’.

Consideró que el proceso de negociación de un acuerdo con Belgrado está en una fase crítica- aunque no explicó por qué- y añadió que las autoridades de Prístina están consagradas al logro de un pacto que lleve la paz y la estabilidad duraderas a las partes y a toda la región.

En ese contextos califica de clave para ese objetivo el liderazgo y la visión del presidente estadounidense, sin mencionar en su texto el rol mediador de la Unión Europea desde 2011 conducido en Bruselas por la jefa de la diplomacia de la UE, Federica Mogherini.

En la carta, Thaci agradece a Trump la intervención estadounidense ‘en los peores momentos’ y ‘el apoyo en la reconstrucción del país y la sociedad después de tragedia y la destrucción de la guerra’, de acuerdo con las versiones.

Recordó que el 4 de julio, aniversario de la independencia de Estados Unidos, se celebró en Prístina con la inauguración del nuevo complejo de la Embajada de ese país, lo cual calificó de ‘una confirmación del fortalecimiento y la profundización de nuestra asociación estratégica’.

Las tropas del Pentágono fueron las primeras en entrar al territorio de Kosovo luego de que el 12 de junio de 1999 la entonces Yugoslavia aceptara las condiciones que pusieron fin a los bombardeos de la alianza atlántica (OTAN) durante 78 días.

Precisamente Estados Unidos y sus aliados utilizaron como pretexto para esa agresión- con miles de víctimas inocentes y daños multimillonarios a la infraestructura de Serbia- la situación interna en Kosovo alegando una supuesta limpieza étnica.

Desde entonces se mantienen allí bajo el manto de la misión KFOR del pacto castrense y establecieron Camp Bondsteel, la mayor base militar construida desde cero por Estados Unidos allende sus fronteras, en 3,86 kilómetros cuadrados de tierras y con 92 helipuertos, así como perspectivas de un gran aeropuerto.

Etiquetas: ; ; ; ; ; ;