Recientemente, el presidente boliviano, Evo Morales, ha declarado que la Fuerza Aérea del país debe reemplazar a los cazas de entrenamiento T-33 de EE.UU. por cazas Yak-130 rusos.

El avión estadounidense T-33 fue retirado del servicio en el 2018 y, desde entonces, Morales ha mostrado interés en los aviones rusos, indicó el portal Military Watch.

«Hay un gran interés en la compra de equipo militar ruso, incluidos los aviones», dijo Evo Morales, y señaló que una comisión conjunta estaría trabajando y que la posible transferencia de tecnología podría dar buenos resultados.

Después de la retirada de la aeronave estadounidense, los pilotos bolivianos exigieron que la aeronave rusa hiciera el reemplazo, ya que los militares del país confían mucho en el equipo militar ruso.

El Yak-130 entró en servicio en el 2010 y el avión ha sido ampliamente exportado como una búsqueda de entrenamiento para aviones modernos como el Su-30, y también se puede usar como caza de combate.

El avión puede transportar una carga útil de hasta 3.000 kilogramos, incluidas las municiones guiadas, así como la capacidad de operar en guerras electrónicas.

Debido al bajo presupuesto boliviano, el país está buscando una opción más viable y el Yak-130, debido a su alta capacidad y valor asequible, ingresa a la lista de adquisiciones bolivianas.

Además, varios otros estados latinoamericanos han mostrado interés en los aviones rusos. Vale la pena mencionar que Venezuela actualmente tiene una flota de 23 cazas de superioridad aérea Su-30MK2 y está planeando adquirir otros cazas de alto nivel.

Otro punto importante es que Bolivia mantiene una buena relación con Venezuela y el despliegue de aviones rusos que contienen los mismos subsistemas y municiones podría facilitar lazos más estrechos entre las fuerzas aéreas de los dos países.

Con eso, Bolivia aumentará su capacidad aérea para mejorar la soberanía del país y brindar un mejor servicio al pueblo boliviano, como dijo Evo Morales anteriormente.

Fuente

Etiquetas: ; ; ;