El desminado se ha convertido en un problema apremiante en la gobernación de Dohuk del Kurdistán iraquí, ya que las minas aún están enterradas bajo los escombros después de la victoria contra el grupo terrorista del Estado Islámico que representa una amenaza para los locales y los equipos de desminado.

La filmación grabada cerca del poblado de Amakani el domingo, muestra el desminado de la zona, y se detectaron minas y explotaron de manera controlable.

Según Abdul Azez Mohamed, de la oficina general de minas terrestres de Dohuk, hay «4 millones de minas en toda la zona». Añadió que significa que hay cuatro minas por habitante de Kurdistán.

La Fundación de Acción contra las Minas en el Kurdistán iraquí sugirió un número aún mayor en los informes de los medios de comunicación, afirmando que hay 7 millones de minas que permanecen en la región, así como 3000 campos minados.

El Kurdistán iraquí ha estado luchando contra el desminado durante décadas, mientras se colocaban minas durante las guerras para evitar que los enemigos se adentren en el país. Los dispositivos se utilizaron en gran parte en 1980-1988 en la guerra entre Irán e Irak, en la Guerra del Golfo 1990-1991 y en la invasión estadounidense de Irak en el 2003.

Los más recientes, sin embargo, fueron colocados por el Estado Islámico. Según el Servicio de Acción contra las Minas de las Naciones Unidas, a pesar de haber sido recapturado del Estado Islámico hace dos años, el territorio todavía tiene muchos dispositivos que representan una amenaza para los locales y dificultan el regreso de los desplazados internos.

Etiquetas: ; ;